(CNN) - El alpinista japonés, Nobukazu Kuriki, será el primer y único alpinista en alcanzar la cumbre del Monte Everest esta temporada, casi cinco meses después de que docenas de personas murieran en una avalancha, el accidente más mortífero de la montaña hasta la fecha.

Aunque la temporada de alpinismo del otoño es una época lo suficientemente difícil para tratar de escalar la montaña más alta del mundo, el hombre de 33 años de edad tiene planificado escalar en solitario, sin oxígeno y —aún más sorprendente— sin varios dedos y un pulgar que perdió en un intento anterior.

Discapacidad importante

Las manos de Kuriki resultaron gravemente dañadas por la congelación durante su intento por escalar la cresta oeste del Everest en el 2012.

Sus dedos fueron amputados hasta la primera articulación. Puede utilizar el pulgar derecho para un mejor agarre, pero no puede hacer pleno uso de un hacha de hielo... una parte crítica del equipo de seguridad de un alpinista.

"Un médico me dijo que mi rendimiento se reducirá en más de un 20%", le dijo Kuriki a CNN.

"Siento que me lleva más tiempo hacer trabajos más minuciosos, tales como obtener cambio de una máquina expendedora. Perdí mis dedos, pero al mismo tiempo aprendí mucho sobre la vida y mucha gente me apoyó".

Quinto intento

Kuriki no es ajeno a las condiciones extremas del Everest, tanto del lado chino como del lado nepalés de la montaña.

La expedición en solitario de septiembre será el quinto intento que el alpinista de Hokkaido hará para escalar la cumbre de la montaña.

En 2009, los funcionarios chinos le ordenaron que dejara de escalar antes de poder completar su programa de alpinismo.

El mal clima y un accidente fatal con su equipo terminaron con el intento de escalar la montaña desde el lado nepalés en el 2010.

En un intento posterior en el 2011, los postes de su carpa, suministros y gas para cocinar fueron desenterrados por los cuervos del Himalaya en su campamento final, y en el 2012, los vientos extremadamente fríos y fuertes terminaron con su expedición y lo dejaron con congelación grave.

Probabilidades en contra de su éxito     

Aunque él escaló con éxito una serie de picos de 8.000 metros en Nepal, incluyendo el Cho Oyu, Manaslu, Dhaulagiri y el monte Broad Peak, las probabilidades de que conquiste con éxito el Everest, a 8.850 metros (29.035 pies), no son tan grandes.

Más de 10.000 escaladores lo han intentado desde que los alpinistas comenzaron a embestir el macizo en 1922, pero no fue sino hasta 1953 que Edmund Hillary y Tenzing Norgay conquistaron la montaña.

Desde entonces, más y más escaladores han desafiado el Everest. Solo 2.974 personas han tenido éxito.

La tasa de éxito es del 29% y una de cada 10 personas que lo intentan mueren.

Los riesgos tampoco se disminuyen cuando los alpinistas se dirigen a casa. Las avalanchas, caídas, fuertes vientos, el frío extremo, la fatiga y náuseas por la altitud representan también un problema en el descenso.

Riesgo adicional

La mayoría de los alpinistas utilizan el oxígeno para combatir los efectos de la famosa zona de la muerte —superior a los 8.000 metros— donde el nivel de oxígeno en el aire es tan bajo que no puede sostener la vida humana. Sin oxígeno suplementario, los alpinistas combaten contra la fatiga y la confusión que pueden provocar accidentes.

Kuriki, a quien le gusta el reto de escalar en el invierno, subirá sin oxígeno, aumentando sus riesgos de manera significativa.

'Icefall Doctors' aseguran ruta

Los "icefall doctors", un grupo de especialistas de alpinismo de Nepal, ya están en la montaña desarrollando una ruta segura para Kuriki, a través de la zona notoriamente peligrosa desde el campo base, a través del Khumbu Iceflow hasta llegar al Campo 2.

El equipo ha estudiado la zona para encontrar la ruta más segura; además, ha colocado escaleras y cuerdas fijas para hacer que su travesía sea lo más segura posible.

El gobierno de Nepal cerró el Everest tras el devastador terremoto del 25 de abril que causó avalanchas masivas en la montaña, matando a 19 personas e hiriendo a otras 61. Muchas de ellas se habían refugiado en la relativa seguridad del campo base. Fue necesario llevar a cabo una misión masiva de rescate en helicóptero y en tierra para rescatar alrededor de 230 alpinistas atrapados en la montaña cuando la ruta de los "icefall doctors" fue destruida.

La presencia del equipo Sherpa será esencial para el éxito de Kuriki. Si ellos deciden que las condiciones climáticas son demasiado extremas, van a cerrar la montaña para los alpinistas hasta la primavera de 2016.

Evitando la multitud del Everest

Kuriki y su equipo de apoyo es el único grupo que ha solicitado permiso para escalar desde la temporada más mortífera registrada en el Everest, en la primavera de 2015. Ser el único equipo en solicitar un permiso en el otoño no es algo inusual, pero corre el riesgo de enfrentar condiciones meteorológicas adversas, lo que reduce sus posibilidades de éxito.

"Hay demasiada gente en el Everest en la primavera, ya que es la mejor temporada", le dijo Kuriki a CNN.

"Quiero sentir la naturaleza y eso es posible en otoño, sin que haya mucha gente".

Ang Tsering Sherpa, presidente de la Asociación de Alpinismo de Nepal con sede en Katmandú, conoce bien a Kuriki y dice que si la expedición no se completa el 8 de octubre, los fuertes vientos y temperaturas bajo cero evitarán cualquier esperanza de éxito.

Qué hace que siga regresando

A pesar de las probabilidades, Kuriki ha decidido subir sin el apoyo de compañeros alpinistas.

Él escalará solo por encima del campo base del Everest, mientras que un camarógrafo y un miembro del equipo Sherpa subirán de forma separada en el Campo 2 para grabar su ascenso.

"Cuando escalo por mí cuenta, puedo sentir cosas que no puedo sentir en una ciudad y, por lo tanto, aprendo de la naturaleza y crezco como ser humano", dijo Kuriki.

"No se trata de un registro o de honor. Creo que todos tienen su propia montaña en la vida. Mucha gente podría dejar de subir o de desafiarse a sí mismos porque otros los juzgan negativamente o porque parece difícil".

"Al escalar y transmitir por Internet desde el Everest, quiero decirle a la gente que podemos intentarlos juntos y compartir nuestras aventuras en la vida, para que puedan seguir luchando por su sueño", le dijo Kuriki a CNN