(CNNMoney) - La bolsa de valores de Estados Unidos está en medio de uno de los mercados alcistas más largo de la historia, a pesar de las recientes pérdidas marcadas.

Es un mercado al alza que ha tenido muchos ataques de pánico. La crisis de la deuda europea, la rebaja de la calificación AAA de Estados Unidos, el drama en Grecia y el precipicio fiscal: todo infligió grandes heridas. Pero cada vez, las acciones de Estados Unidos salieron victoriosas a pesar de tener que aliviar algunas contusiones graves.

En las últimas dos semanas, el mercado de valores de Estados Unidos, una vez más está girando. Esta vez, por temores a que la agitación económica de China podría mandar al mundo a la recesión.

Pero, ¿será que el actual altibajo del mercado resulte ser diferente para el mercado alcista? China, después de todo, no solo es la segunda economía más grande del mundo, sino que afecta a todos los negocios y los países del mundo. Y las compañías estadounidenses son vulnerables a ello, y es por ello que una desaceleración china severa pareciera ser el riesgo más grande para las acciones de Estados Unidos desde 2009.

"Esta es una amenaza real. Una caída fuerte de China es la mayor amenaza para la recuperación de la economía mundial desde la crisis financiera", dijo David Joy, jefe de estrategias de mercado de Ameriprise Financial.

La pregunta más amplia es: ¿China representa el mismo riesgo sistémico que la crisis financiera? O, ¿hay razones para creer que China tiene la capacidad y la buena voluntad de evitar el peor escenario?

El efecto dominó chino está ahuyentando a los inversores

Las preocupaciones sobre China han corregido las acciones estadounidenses desde la baja de categoría de 2011 de Estados Unidos.

"Una desaceleración económica en China es un catalizador tan grande en la mente del inversor como cualquier cosa que hemos visto desde la crisis financiera", dijo Art Hogan, estratega principal de mercado Wunderlich Securities.

China es de suma importancia porque su crecimiento explosivo alimentó al resto del mundo. Un gran apetito por bienes y materias primas alimentaron las economías de Europa, Asia, América Latina, Australia y otros lugares.

Así que la desaceleración de China tiene un enorme efecto dominó en todo el mundo. Basta solo con ver cómo Corea del Sur el martes reveló una caída de 15% en las exportaciones de agosto debido a una menor demanda de China.

"Si China se resfría, el resto de Asia cae con gripe", dice Peter Kenny, estratega principal de mercado en el The Clear Pool Group, una firma de tecnología financiera.

Puede ser que la Reserva Federal no venga al rescate

Las preocupaciones sobre la economía de China se amplifican por el hecho de que sigue siendo una caja negra para los inversores. Pocos confían en la exactitud de las estadísticas económicas de Beijing y muchos creen que el crecimiento real es mucho menor que lo que informa el gobierno.

También es importante poner el susto que dio China en contexto. Los sustos de mercado anteriores se produjeron en momentos en que la Reserva Federal estaba agresivamente inundando los mercados financieros con dinero en efectivo y comprando bonos o prometiendo tarifas bajas.

Pero ahora la Reserva Federal ha dejado de comprar bonos e hipotecas y se prepara para subir las tasas por primera vez en casi una década. Así que puede ser que esa red de seguridad ya no esté.

Las acciones no son baratas

Al mismo tiempo, es más difícil encontrar gangas en el mercado bursátil, especialmente dada la desaceleración en el crecimiento de las utilidades. Muchos expertos creían que el mercado de valores de Estados Unidos parecía estar llegando al valor completo, más bien, francamente caro antes de la reciente caída en los precios.

"Los precios de las acciones llegaron mucho más allá de la realidad. Ahora están sufriendo un gran ajuste de valuación", dijo Peter Boockvar, analista principal de mercado en el Lindsey Group.

Aunque sea amplio el susto de China, no ha llegado al mismo nivel de la crisis de Lehman de 2008. En ese momento, el sistema financiero mundial parecía estar al borde de un colapso.

"Esa fue una crisis existencial. Había una posibilidad real de que podría haberse convertido en una depresión", dijo Joy.

Pero dado el papel fundamental de China en impulsar el crecimiento mundial, este episodio esta claramente desconcertando a los inversores más que algunos de los otros ataques de pánico desde entonces.

China trata de estabilizar el crecimiento

¿Está justificada la reacción al mercado o es exagerada? Es demasiado temprano para opinar en este momento.

Vale la pena recordar que la economía china sigue creciendo, solo que a un ritmo más lento. Pocos están pidiendo una recesión categórica allí.

"No es como si la economía de China cayó a un abismo," dijo Kenny.

Y no es como si Pekín está dormido al volante. El gobierno chino ha dado a conocer una serie de medidas para estimular el crecimiento, incluyendo varios recortes en las tasas de interés y una devaluación sorpresa de la moneda para impulsar las exportaciones.

Es del interés de los líderes de China hacer todo lo posible para estabilizar el crecimiento.

"Yo creo que China tiene tanto la voluntad y los medios financieros para evitar una marcada contracción económica", dijo Joy.