(CNN Español) - El gobierno ecuatoriano hizo un pedido a sus ciudadanos debido a la devaluación del peso colombiano frente al dólar: no hacer compras en Colombia y gastar los dólares en su propio país.

El gobierno del presidente Rafael Correa hizo un “llamado a la conciencia” para evitar un “durísimo daño” a los comerciantes de la frontera, que ya se han visto afectados por la salida vertiginosa de dólares desde su país hacia el lado colombiano de la frontera, según un comunicado oficial leído el lunes por el portavoz Stefano Iannuzzelli.

“Debido a la vertiginosa depreciación del peso colombiano frente al dólar, muchos ecuatorianos atraviesan la frontera y realizan compras en ciudades del país vecino (...) bajo la premisa de que en Colombia los precios de los productos son mucho más económicos”, dice el comunicado.

“El orgullo de ser ecuatoriano debe evidenciarse, necesariamente, en brindar el apoyo a la producción nacional, arrimar el hombro en momentos complejos y difíciles, y preferir lo nuestro”, añade el texto.

Puente Internacional de Rumichaca, frontera de Ecuador con Colombia. (Crédito: LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images/Archivo)

Puente Internacional de Rumichaca, frontera de Ecuador con Colombia. (Crédito: LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images/Archivo)

Devaluación del peso vs. dólar

Las autoridades informaron que durante el último feriado en Ecuador, el pasado 10 de agosto, más de 16.000 vehículos cruzaron la frontera con Colombia para ir de compras a la ciudad colombiana de Ipiales, ubicada en la frontera colombo-ecuatoriana.

Teniendo en cuenta que la economía de Ecuador está dolarizada y actualmente la relación de divisa es de 3.200 pesos colombianos por cada dólar, los ecuatorianos obtienen más beneficios comprando en Colombia que en su propio país.

Por ejemplo, un televisor que en Ecuador cuesta 1.500 dólares, en Ipiales se consigue por 700.

Los ecuatorianos van en busca de tecnología, electrodomésticos, ropa, cosas de casa y útiles escolares, entre otros implementos.

Tulcán, epicentro de la crisis

Tulcán es la ciudad ecuatoriana fronteriza con Colombia; en ese lugar desde hace dos meses el comercio se ha deprimido considerablemente.

Según le dijo a CNN el diputado René Yandún, del Movimiento de Integración Democrática de Carchi, en la provincia de Carchi antes habían 1.500 trailers que hacían entre dos y tres viajes mensuales para comercializar mercancía. Hoy, hacen un viaje cada dos meses.

Yandún considera que el dinero que gastan los ecuatorianos en compras en la frontera debería quedarse en Ecuador y dinamizar la economía interna.

“Entre 400.000 y 500.000 dólares diarios, que si eso multiplicamos al mes, estamos hablando de 120 millones de dólares de divisas que salen hacia Colombia y eso está debilitando a la economía del país”, expresó el asambleísta.

Por su parte, el analista económico Vicente Albornoz, explicó el fenómeno en cifras.

Según él, entre junio del 2007 y junio del 2015, Ecuador acumuló una inflación de 45 puntos, mientras que Colombia en el mismo período registró una inflación de 32 puntos.

“El hecho es que Ecuador ha producido más inflación que Colombia en los últimos 8 años y eso es importante porque es el resultado de la política ecuatoriana. Entonces hay una parte ecuatoriana que tiene la responsabilidad de que Tulcán sea más caro que Ipiales”, señala Albornoz.

A mediados de agosto el gobierno ecuatoriano declaró a Tulcán como zona deprimida, sin embargo, los sectores productivos de la ciudad, piden medidas urgente que mitiguen el impacto de la crisis económica.

Hasta junio de este año la balanza comercial entre los dos países registró 560 millones de dólares en negativo para Ecuador, según la Cámara de Comercio de Quito.