'Mona', la perra que descubrió el cargamento en Bogotá. Foto: Policía Nacional de Colombia

(CNN Español) - Las autoridades mexicanas y colombianas trabajaron conjuntamente en un operativo que permitió incautar dos toneladas de lo que ha sido llamado 'cocaína negra'. Los narcotraficantes camuflan la droga en polvo negro que se usa para cartuchos de impresora.

Según la Policía de Colombia el descubrimiento de este gran cargamento se dio gracias a una perrita entrenada. 'Mona', como se llama el animal, detectó la droga este lunes en la terminal de carga del Aeropuerto Internacional El Dorado. El cargamento se dirigía a Sinaloa, en México.

"El canino olfateó un contenedor de madera perfilado por investigadores de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional, que lo apartaron por las sospechas que generaba la salida de un producto inusual hacia la región de Sinaloa (México). 48 cajas contenían un polvo negro, referenciado como un compuesto químico utilizado para cargar cartuchos de impresoras y tóner de fotocopiadoras, que estaba embalado en bolsas plásticas, rotulado y listo para supuestamente ser exportado", reporta la Policía de Colombia en su página web.

El hallazgo desencadenó el operativo transnacional. Lo que olfateó 'Mona' eran 48 cajas que sumaban 1.070 kilos de la sustancia, pero se supo que otro cargamento similar había logrado salir del aeropuerto horas antes. La Policía mexicana ubicó el cargamento y lo incautó.

Por el momento no hay capturas, pero según afirma el organismo colombiano "la Policía colombiana y su homóloga de México, tienen indicios de los dueños de los dos alijos. aparentemente sería recibido por integrantes del cartel de Sinaloa y al parecer, fue enviado por una red narcotraficante que tiene arraigo en la costa atlántica de Colombia".

En los documentos de exportación figura una empresa bogotana como la emisora del cargamento, y un consorcio en Sinaloa como el receptor. Se está trabajando para confirmar si son empresas ficticias.

Según la Policía de Colombia, "la tonelada del estupefaciente podría costar 19,2 millones de dólares en territorio mexicano, y representa sacar de circulación 2,6 millones de dosis".