Las huellas digitales de Yusufu Meerailee, quien fue arrestado mientras intentaba huir de Tailandia cruzando la frontera con Camboya, fueron descubrieras en equipo para fabricar bombas.

(CNN) - La policía dice que uno de los sospechosos que fue detenido como parte de la investigación por el atentado mortal con bomba el mes pasado, en un popular santuario de Bangkok, ha confesado poseer explosivos prohibidos.

La semana pasada, Yusufu Meerailee fue arrestado cuando intentaba huir por la frontera de Tailandia hacia Camboya, dijo Prawut Thavonsiri, portavoz de la Policía Nacional, quien también llevaba un trozo de papel que contenía una fórmula química que se usa para hacer explosivos.

"Le hemos informado (Yusufu) sobre el cargo conjunto por tenencia y posesión de explosivos que están prohibidos por el gobierno. El reconoció el cargo y se confesó culpable", les dijo Prawut a los reporteros en la conferencia de prensa del lunes.

La policía también ha emitido otras dos órdenes de captura para los sospechosos que son buscados en conexión con el atentado con bomba que mató a 20 personas e hirió a muchas más, aumentando el número total de órdenes de captura a 11, añadió Prawut.

Los otros sospechosos han sido identificados como Abdullah Abdullahman, de quien la policía publicó un boceto, y un hombre anónimo extranjero, de aproximadamente 1,75 m (5 pies y 8 pulgadas) de alto La policía mostró una fotografía de él que fue capturada por un video de vigilancia de un circuito cerrado de televisión en un almacén.

Apartamento compartido

La policía dijo que Yusufu compartía un apartamento en la capital con un hombre llamado Adem Karadak, quien fue arrestado durante una redada policial en esa dirección el 29 de agosto. Las huellas de Yusufu fueron encontradas en un equipo que estaba en el apartamento, el cual posiblemente es utilizado para la fabricación de bombas, dijo la policía.

Según las autoridades, ambos hombres habían estado viajando con documentos falsos.

El general Chakthip Chaijinda, de la Policía Nacional, dijo en una sesión informativa el pasado miércoles que Yusufu hablaba turco y que el interrogatorio fue llevado a cabo a través de un traductor.

Mientras tanto, la policía cree que otros dos sospechosos buscados que tienen conexión con la atrocidad del 17 de agosto en la ciudad de Erawan Shrine —una pareja de esposos— salieron del país. Ellos fueron identificados la semana pasada como Emrah Davutoglu y Wanna Suansan. Se cree que Wanna es tailandesa, mientras que la policía previamente había dicho que Davutoglu es turco.

La policía dijo la semana pasada que estaban buscando a Wanna luego de que las autoridades encontraran materiales para hacer bombas en un apartamento del área de Bangkok —el segundo en el que hicieron una redada— que al parecer estaba relacionado con ella.

Davutoglu es sospechoso de organizar y proveer alojamiento a otros sospechosos.

Sin embargo, la madre de Wanna le dijo a la policía que su hija dejó Tailandia hace dos meses "para quedarse con su esposo en Turquía" dijo el coronel Saharat Saksilapachai el lunes pasado.

Wanna ha contactado a la policía tailandesa a través de las redes sociales y negó estar involucrada, dijo la policía. Ella admitió haber alquilado una habitación en un apartamento de Bangkok, aunque dijo que lo había dejado hace casi un año, según informó la policía.

De acuerdo con Saharat, ella dijo que está en Turquía con su hijo y su esposo.

Chieu Luu de CNN contribuyó con este reporte.