(CNN)– Dos hombres de pie, vestidos de amarillo, mirando hacia la cámara con un escalofriante mensaje publicado por debajo de sus retratos: "EN VENTA".

Las imágenes, escondidas en las páginas finales de la última edición de la revista de ISIS en línea, Dabiq, son parte de una nueva afirmación preocupante: el grupo terrorista dice que tiene como rehenes a otros dos ciudadanos extranjeros.

En una página se lee: "Prisionero de Noruega en venta". En otra: "Prisionero de China en venta".

En la publicación se muestran imágenes de los hombres desde varios ángulos y se pide un rescate no revelado por su "liberación y transferencia". La revista también enumera la supuesta ocupación de cada hombre, su lugar de nacimiento, su fecha de nacimiento y su domicilio.

Aparece una ominosa advertencia debajo de un número de teléfono de Irak en la parte inferior de cada página: "Nota: Esta es una oferta por tiempo limitado".

En declaraciones a periodistas en Oslo la noche del miércoles, la primera ministra noruega, Erna Solberg, confirmó que un hombre noruego de unos 40 años permanece como rehén en Siria, y "todo indica" que ISIS es el responsable. El hombre fue secuestrado a finales de enero y fue rehén de diferentes grupos, dijo. Ahora, se cree que está retenido por ISIS, según la primera ministra.

Los secuestradores han pedido un rescate varias veces, dijo, pero Noruega no pagará.

"Este es un asunto que el gobierno está tomando muy en serio. Nosotros no podemos ni vamos a ceder a la presión de los terroristas y criminales. Noruega no paga rescates", dijo. “El pago de un rescate aumentaría el riesgo de que otros ciudadanos noruegos sean tomados como rehenes".

ISIS ha tomado decenas de rehenes internacionales, a menudo en busca de rescates para engrosar sus arcas.

Según los informes, algunos gobiernos han entregado grandes sumas de dinero en efectivo. En otros casos, cuando el dinero no llega, el grupo militante islámico ha publicitado sus matanzas bárbaras de los rehenes, al parecer, en un esfuerzo para ganar puntos de propaganda con sus seguidores extremistas.

Jethro Mullen y Emily Smith contribuyeron con este reporte.