(CNN) - En una significativa victoria para la Casa Blanca, los demócratas del Senado de EE.UU. bloquearon una resolución republicana de desaprobación para que el acuerdo nuclear con Irán fuera sometido a una votación final.

Eso significa que el presidente Barack Obama no estará forzado a usar su poder de veto sobre la legislación y prolongar por semanas la pelea en un congreso controlado por los republicanos por un acuerdo que el gobierno ha luchado por asegurar.

Casi todos los republicanos han expresado abiertamente que están en contra del acuerdo, diciendo que establece estándares débiles para que los inspectores internacionales puedan monitorear si Irán está cumpliendo con lo establecido y le permitiría construir armas nucleares en algunos años.

El acuerdo, que tomó años para que las naciones del P5 + 1 lo negociaran ha sido el objeto de un intenso trabajo de lobby por parte de los oponentes, pero su campaña de miles de millones de dólares falló para hacer muesca en los legisladores demócratas a los que les estaba apuntando.