(CNN)– Walter Palmer, el dentista de Minnesota y cazador que mató al león Cecil en una expedición de caza en julio, no se enfrentará a cargos por la muerte del querido animal, dijo el lunes una ministra de Zimbabwe.

Ya ha habido suficiente publicidad en torno a la muerte del león, dijo la ministra de Medio Ambiente, Agua y Clima, Opa Muchinguri.

"Si hablas con él, dile que los turistas son bienvenidos aquí", dijo. "Sin caza, sin embargo".

Palmer y su familia fueron objeto de amenazas y vieron cómo se desarrollaban protestas en todo el mundo, incluyendo manifestaciones frente a su oficina, después de que el Grupo de Trabajo de Conservación de Zimbabwe informó de que Cecil había muerto.

Primero, el león fue alcanzado por un tiro de arco. Cecil vivió otras 40 horas hasta que los cazadores le localizaron y le dispararon con una pistola, dijo el grupo de conservación. Fue entonces desollado y decapitado.

Los cazadores también trataron de destruir el collar GPS que estaba usando como parte de un proyecto de investigación apoyado por la Universidad de Oxford, de acuerdo con el grupo de conservación.

Palmer dijo en entrevistas con The Associated Press y el Minneapolis Star Tribune que él no podía ver el collar, ya que estaba enterrado debajo de la melena de Cecil.

"No tenía ni idea de que el león que cacé fuera conocido, el favorito local y parte de un estudio hasta el final de la cacería", dijo Palmer en un comunicado a finales de julio. "Me basé en la experiencia de mis guías profesionales locales para asegurar una caza legal".

Palmer desapareció y cerró su oficina, River Bluff Dental, tratando de resistir a la tormenta de críticas y amenazas. Volvió al trabajo el mes pasado.

Dos zimbabuenses fueron acusados ​, y antes del lunes, funcionarios locales habían dicho que querían que Palmer fuera extraditado para enfrentar cargos.

La muerte de Cecil, aparentemente, no fue la primera vez que Palmer tuvo problemas mientras cazaba. Un hombre con el mismo nombre y edad, y de la misma ciudad, mató ilegalmente a un oso negro en Wisconsin hace varios años, de acuerdo con documentos de la corte.

Ese individuo se declaró culpable de hacer declaraciones falsas y fue sentenciado a un año en libertad condicional y se le ordenó pagar una multa de casi 3.000 dólares, según los registros.

Columbus Mavhunga y Ed Payne contribuyeron con este reporte.