(Joe Raedle/Getty Images)

(CNNMoney) - Malas noticias para Coca-Cola.

La fuerza del dólar redujo las ventas totales de la compañía en el tercer trimestre. Y la Coca-Cola Light sigue perdiendo terreno en las guerras de las bebidas gaseosas.

Coca-Cola reportó una caída del 5% en los ingresos. Las ventas habrían subido si no fuera por las fluctuaciones monetarias. Las ganancias efectivamente superaron los pronósticos. Pero la de Coca-Cola solo fue ligeramente superior.

Eso se debe a que Coca-Cola tiene un problema mucho más grande que el dólar.

El volumen de Coca-Cola Light —es decir, el número de cajas de gaseosas que se envía a los minoristas— está bajando alrededor del mundo. El volumen se redujo en un 8% en el trimestre. Esto se produce luego de marcadas reducciones para la marca en el primer y segundo trimestre.

Las bebidas dietéticas se han vuelto un punto delicado para muchas empresas de bebidas. Existe la preocupación de que los ingredientes artificiales en ellas las hacen menos saludables de lo que parecen.

Pepsi ha tomado acción, al anunciar a principios de este año que dejaría de usar el endulzante aspartame en la Pepsi Light. Pero Coca-Cola continúa usando aspartame.

La Coca-Cola Light parece verse afectada por el hecho de que Coca-Cola tiene una bebida similar sin calorías a la que le va mejor: el volumen de Coca-Cola Zero aumentó en un 8% en el trimestre. Coca-Cola Zero también tiene aspartame.

Los últimos resultados de Coca-Cola demuestran que todavía enfrenta un camino difícil por delante.

El director ejecutivo, Muhtar Kent, dijo en una declaración que la compañía está haciendo lo que puede para "restaurar el impulso", pero añadió que sigue siendo un "ambiente macro desafiante".

Las acciones de Coca-Cola no han mostrado cambios este año y se ha quedado atrás frente a rivales como Pepsi y Dr Pepper Snapple en los últimos años.

La compañía ha estado invirtiendo con fuerza en nuevos productos, tales como jugo, té, agua embotellada y leche, para tratar de incrementar las ventas.

Coca-Cola también se ha involucrado en el fabricante de bebidas energéticas Monster Beverage, al igual que en el rey del café K-Cup, Keurig Green Mountain.

Coca-Cola se ha asociado con Keuring por una nueva máquina llamada el Kold, la cual permite que las personas hagan su propia bebida carbonatada en casa como SodaStream.

Además, la compañía hizo un movimiento grande en sus filas de personal.

Coca-Cola ascendió a James Quincey, el presidete de su grupo de Europa, a director de operaciones en agosto.

Esto posiblemente pone a Quincey en la posición de ocupar el puesto de Kent algún día, quien ha enfrentado una inmensa presión por parte de los accionistas para impulsar el desempeño de la compañía.