Argentinos en un partido de fútbol sostienen una bandera estadounidense que dice "buitres", en referencia a los fondos de cobertura de Wall Street..

(CNNMoney) - Los fondos de cobertura de Wall Street no pueden esperar por el próximo presidente de Argentina.

Ellos han estado luchando con la actual presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y con su antecesor y fallecido esposo, Néstor, durante 12 años más en relación con los pagos de una enorme deuda. Eso podría cambiar pronto.

Los argentinos elegirán a un nuevo presidente el domingo, y una cuestión importante es si el nuevo líder finalmente terminará la lucha del país contra los fondos de cobertura de Nueva York.

Después de caer en un incumplimiento de pago de 95.000 millones de dólares en deuda en 2001, el país ha estado en una lucha durante 10 años en los tribunales contra los fondos de cobertura, también conocidos como "fondos buitres" en Argentina, la segunda economía más grande de América del Sur.

El debacle de la deuda sin resolver ha excluido a Argentina de gran parte de la economía mundial, mientras el país ha sufrido de una enorme inflación, la disminución de las reservas de efectivo y un escaso crecimiento económico.

Son tres los candidatos a la presidencia: Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa. Scoli es el más similar a la actual presidenta y lidera las encuestas.

Pero muchos expertos dicen que Macri, el segundo en las encuestas, es el favorito de Wall Street y tiene más posibilidades de negociar con los fondos de cobertura. Eso es porque Macri ha propuesto reformas económicas y financieras que desharían las políticas de Kirchner, las que les desagradan fuertemente a los inversores.

"El problema de la deuda de Argentina tiene que ser resuelto rápidamente para que podamos volver a tener crédito", dijo Rogelio Frigerio, el líder del partido político de Macri, PRO, recientemente a Diego Laje de CNN en Buenos Aires. "Tenemos que financiar estas políticas de desarrollo económico".

El incumplimiento que rompió récords en Argentina y los 'buitres'

Los fondos de cobertura, dirigidos por el multimillonario Paul Singer, quieren más o menos 1.500 millones de dólares de Argentina.

Argentina rompió récords cuando cayó en un incumplimiento de pago de 95.000 millones de dólares en deuda.

El fondo de Singer, NML Capital, y otros tomaron la deuda de valor casi nulo poco después del impago, luego esperaron mientras la deuda adquiría valor y ahora quieren el reembolso total.

En el transcurso de los años, los Kirchner renegociaron los términos con el 92% de sus acreedores para que aceptaran un enorme descuento, o "recorte", en los pagos de la deuda.

A estos fondos de cobertura se les llama buitres por comprar deuda barata y sin valor de los países en desarrollo, y demandarlos después por mucho más dinero.

Argentina ha ofrecido pagarle a los acreedores el 30% del valor nominal de la deuda. Singer no quiere eso, a pesar de que su fondo ya se está beneficiando del creciente valor de la deuda.

Singer quiere el pago total . Y un juez de Nueva York, Thomas Griesa, está de acuerdo con él.

De hecho, Argentina trató de pagarle a los acreedores que aceptaron la cantidad menor, pero Griesa bloqueó el pago el año pasado. El juez dijo que la Argentina tiene que pagarle a los 'holdouts' y a los otros acreedores, al mismo tiempo. Las negociaciones entre Argentina y NML no lograron llegar a un acuerdo el año pasado.

Hasta que Argentina llegue a acuerdo con los 'holdouts', su economía en esencia no puede crecer mucho porque no puede tener acceso a la inversión extranjera.

Otro problema es que Argentina, bajo el mando de Kirchner, ha manipulado su moneda, ha iniciando programas de gastos masivos y ha perdido la confianza de muchos economistas independientes dentro y fuera del país.

Problemas del peso

Durante años, los argentinos comunes y corrientes no podían comprar dólares en los banco locales por las restricciones del gobierno. Ahora pueden hacerlo, pero todavía existen importantes límites en la cantidad que pueden cambiar.

Muchos argentinos cambian pesos por dólares en el mercado negro porque no quieren lidiar con las restricciones del gobierno.

Hace tres años, un dólar equivalía a unos 6 pesos en el mercado negro. Ahora cambias un dólar por 16 pesos. La tasa de cambio oficial es de 9,50 pesos por dólar.

"Creemos que la moneda de Argentina está significativamente sobrevalorada", escribió Sebastián Rondeau, un economista de Bank of America, en una nota de investigación. Dice que el valor real está más cerca de la tasa de cambio del mercado negro.

Cambio de tono: podemos negociar

Durante años, los candidatos presidenciales han dicho que nunca negociarían con los fondos de cobertura. Pero cada uno de los candidatos actuales, o sus asesores, han dado a entender que iban a considerar la negociación con los 'holdouts'.

Sin embargo, entrar a un acuerdo con los fondos sería una decisión muy impopular. En un país políticamente dividido, los argentinos se unen en su odio hacia los fondos de cobertura.

"El problema es ¿cómo lo empacas, cómo lo vendes después de decir que nunca negociarías con ellos?", dice Eugenio Aleman, un argentino y economista de Wells Fargo (WFC). "Tienen que encontrar la manera de pagar".

Los inversores no pueden esperar a un nuevo presidente. El índice bursátil de Argentina, Merval, ha subido un 27% en lo que va de este año, y los expertos dicen que se debe al optimismo de que el próximo presidente resolverá el conflicto y abrirá la economía Argentina a la inversión extranjera.

NML no quiso hacer comentarios para este artículo, pero ha ofrecido repetidamente negociar con Kirchner.

"Argentina va a pagar. La pregunta es cuánto va a pagar", dijo Daniel Artana, economista senior para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas, a CNN en una entrevista telefónica desde Buenos Aires.