(CNN) - La mujer acusada de conducir bajo la influencia del alcohol y estrellar su auto contra una multitud de espectadores en un desfile de bienvenida de la Universidad Estatal de Oklahoma también enfrenta cargos de asesinato, dijo la policía el domingo.

Adacia Chambers está siendo retenida en la cárcel, acusada de cuatro cargos de asesinato en segundo grado en el mortal accidente del sábado, en el que cuatro personas perdieron la vida y docenas más resultaron heridas. Si es declarada culpable, podría enfrentar una condena de cadena perpetua, aseguró la policía.

Chambers, de 25 años, comparecerá en el juzgado el lunes, dijo en una declaración el departamento de policía de Stillwater.

Adacia Avery Chambers de Stillwater, Oklahoma, fue arrestada en el lugar.

El choque del sábado en el desfile de la Universidad Estatal de Oklahoma mató a un niño pequeño, a un estudiante de postgrado y a una pareja que trabajó en la escuela durante décadas, dijeron los funcionarios.

Docenas de personas resultaron heridas, entre ellas 11 víctimas menores de 13 años.

Familiares de las víctimas heridas esperan noticias

Un día después, los familiares de los heridos esperaban noticias mientras sus seres queridos eran sometidos a cirugías y pruebas médicas.

"Han sido 24 horas de locura", dijo Mark McNitt, con los ojos llenos de lágrimas mientras le contaba a los reporteros sobre el accidente y sus secuelas. Por un momento, McNitt se encontraba de pie junto a su padrastro, Leo Schmitz, de 54 años de edad, cerca del final de la ruta del desfile. Momentos después, dijo, había tanto caos que parecía como si hubiera estallado una bomba.

"Todo lo que recuerdo es una ráfaga de viento, y luego el ruido. Leo, quien estaba parado junto a mí, ya no se encontraba ahí. Se había hecho a un lado", dijo McNitt.

Ahora, su padrastro es uno de los cuatro pacientes que permanecen en estado crítico, mientras sus familiares se mantienen alerta. McNitt describió sus lesiones como graves, pero elogió a los doctores y a las personas de todo el estado por unirse durante la tragedia.

"Nos perdimos el juego", dijo, "pero sentimos el amor, y saldremos de esto".

Una familia está de luto

El presidente de la Universidad Estatal de Oklahoma, Burns Hargis, dijo que el incidente era una "tragedia incomprensible". En un comunicado, la escuela dijo que tres de las víctimas eran "miembros de la familia de OSU."

Marvin Stone, de 65 años, era un profesor jubilado e investigador en el Departamento de Biosistemas e Ingeniería Agrícola. Su esposa de 65 años de edad, Bonnie, había trabajado para la universidad durante más de 30 años como "una empleada desinteresada y dedicada" en Investigación Institucional y Manejo de Información, informó la universidad.

Nicollete Strauch, otra empleada de la universidad, sobrevivió al accidente, pero su hijo Nash, de dos años de edad, perdió la vida. Strauch, una estudiante de segundo año con especialización en ingeniería médica y quien trabaja en el estacionamiento y tránsito, se está recuperando de sus lesiones y se encuentra devastada por la muerte de su hijo, dijeron los funcionarios.

En una declaración, el presidente de la Universidad Central de Oklahoma, dijo que una de las personas que murieron fue Nikita Nakal, una estudiante de una maestría en administración de empresas de Bombay, India. La policía identificó a una víctima como Nakita Prabhakar, de 23 años de edad.

"Mientras nuestros pensamientos y oraciones están con la comunidad de la Universidad Estatal de Oklahoma hoy en la noche luego de los trágicos eventos ocurridos durante el desfile de bienvenida de OSU esta mañana, es con una profunda tristeza que les pido que extiendan esos sentimientos a los familiares y amigos de una de nuestras propias estudiantes, escribió el presidente Don Betz. "Nuestros estudiantes vienen a la universidad con metas, sueños y esperanzas únicas, y el caso de Nikita no era distinto".

Ella había asistido al desfile del sábado con algunos amigos, dijo Hargis.

De las 47 personas que fueron tratadas después del accidente, 17 permanecían en el hospital el domingo, y cuatro se encontraban en estado crítico, dijeron los funcionarios. Once de las personas que fueron tratadas por lesiones tenían 13 años o menos, entre ellos un niño de 1 año, uno de 3 y 4 de 6 años, informó la policía de Stillwater.

'Volé sobre algunos cochecitos'

Chambers supuestamente condujo su Hyundai Elantra 2014 hacia una motocicleta no tripulada de la policía antes de dirigirse a toda velocidad contra la multitud de espectadores.

El mortal accidente ocurrió a las 10:31 a.m., solo horas antes del principal evento de bienvenida de la universidad —un partido de fútbol entre los invictos OSU Cowboys, clasificados a nivel nacional, y la Universidad de Kansas— y a solo dos cuadras del Boone Pickens Stadium, con capacidad para 50.000 personas, el cual iba a estar lleno en su totalidad.

La festiva escena de la bienvenida rápidamente se convirtió en una escena de terror.

"No puedo describirlo con mayor claridad que esto: personas salían volando", dijo el estudiante de postgrado Paul Sims respecto al momento del impacto.

La estudiante Kailey Carter le dijo a KJRH, afiliada de CNN, que vio algo negro que se acercaba hacia ella.

"Al principio, no sabía lo que era, así que solo me levanté y corrí", dijo Carter. "El auto me golpeó mientras se detenía, y luego salí volando sobre algunos cochecitos".

Otro testigo, Geoff Haxton, dijo que él se encontraba a más o menos 91 metros del sitio del accidente.

"Todo lo que había era humo y pánico. La mitad del personal de emergencia del condado estaba aquí", dijo Haxton. "Las personas estaban corriendo. Mi primer instinto fue alejar a mis hijos de la calle".

Madison Atwell, de 7 años, tenía seis costillas rotas, una contusión cerebral y le tuvieron que poner puntos después del accidente, dijo su familia en una declaración emitida por un vocero del hospital.

Su tía, Julie Franklin, no estaba en el desfile, pero dijo que la niña pequeña tenía un ángel guardián, ya que una mujer que se encontraba en la escena la sacó de ahí mientras el auto se dirigía a la multitud.

Ese ángel guardián fue una de las personas que murieron en el accidente, le dijo Franklin a KJRH.

La madre de Madison, Tasha, dijo en Facebook que su hija había ido al desfile con su abuela y su tía "para experimentar una bienvenida al estilo vaquero".

En lugar de ver su primer partido de fútbol de OSU, Madison tuvo su primer recorrido en helicóptero al hospital, dijo su madre.

El juego continúa

Luego de una cuidadosa deliberación, los funcionarios decidieron permitir que continuara el juego de fútbol, dijo Hargis.

La Universidad Estatal de Oklahoma está entristecida por el trágico incidente del desfile ocurrido más temprano esta mañana. Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias afectadas.

— Universidad Estatal de Oklahoma (@okstate)

Antes del juego, el equipo de fútbol de OSU se arrodilló para orar en la línea de la yarda 25.

El comentarista deportivo de Fox Sports, Tim Brando, describió la atmósfera antes del juego como "el tipo de sentimiento sombrío que nunca antes había experimentado".

Joe Sutton, Greg Botelho, de Tony de Marco, Chuck Johnston, Keith Allen, Samuel Roth, Sam Stringer y Carma Hassan de CNN contribuyeron con este reportaje.