(CNN) – El matrimonio del golf y Hollywood no siempre ha sido la unión de almas gemelas.

'The Legend of Bagged Vance’ aparentemente tenía todos los ingredientes para ser una unión exitosa. Un gran presupuesto, Robert Redford a cargo de la dirección y un elenco compuesto por Matt Damon, Will Smith y Charlize Theron, y aún así, fracasó estrepitosamente en la taquilla.

Pero no todas las películas que muestran el arte lleno de gracia del golf han sido condenadas como "espantosamente aburridas" por el New York Times.

¿Quién puede olvidar a Kevin Costner en la cima de sus poderes en el exitazo de 1996 ‘Tin Cup’, la película de golf más exitosa de todos los tiempos en términos de los ingresos en taquilla?

Las payasadas y las tonterías están a la orden del día en la legendaria película, ‘Caddyshack’ de 1980, la cual satiriza el ambiente cargado de algunos clubes de golf y es protagonizada por Bill Murray y Chevy Chase.

Del mismo modo, el turno de Adam Sandler como ‘Happy Gilmore’ en 1996, mostraba a un impetuoso y malhablado fracaso de hockey sobre hielo hiriendo todo tipo de susceptibilidades en el sobrio y modesto mundo del golf.

Pero, ¿quién llegó a la cima? En orden inverso...

5. Pat and Mike (1952)

Una travesura de golf de una época de antaño que está protagonizada por las leyendas de la pantalla Katharine Hepburn y Spencer Tracy, la que el New York Times describe como un "agradable plato azul de comida al fresco en un clima cálido".

Lanzada hace más de 60 años, esta película narra las tribulaciones de Pat, una excelente atleta, cuyas capacidades se ven casi paralizadas cuando su autoritario prometido Davie está presente.

Cuando Davie aparece, ella se viene abajo desde una prometedora posición en el campeonato de golf de damas, él quiere que ella renuncie a sus ambiciones deportivas para que puedan casarse.

Pat consigue la colaboración del sórdido promotor deportivo Mike Conovan para que la ayude a llegar a la cima, lo que desata una agradable comedia en la que participan boxeadores de peso pesado y mafiosos.

Hepburn y Tracy en plena forma, los chistes son constantes y divertidos, y el golf se mantiene al mínimo... probablemente una buena idea.

¿El veredicto del Times? "Una agradable fábula sobre una dama altamente coordinada que cambia y se encarga de un tipo positivo, autoritario, con ligeros matices de honor al triunfar contra lo turbio y la codicia".

¿Quién no se sube a bordo con eso?

4. The Greatest Game Ever Played (2005)

"El hombre es un campesino. Los campesinos no ganan los Abiertos".

Las actitudes condescendientes de la alta burguesía son solo uno de los obstáculos a superar para el pobre joven estadounidense Francis Ouimet en un cuento clásico de aquel que lleva las de perder.

Francis –interpretado por Shia LaBeouf–, de 20 años de edad, está obsesionado con el golf, para gran disgusto de su padre... quien quiere que su hijo se olvide "del juego de tontos" y que aprenda un oficio honesto.

Pero la película no iba a durar mucho tiempo si el joven Francis escuchaba a su papá, y él consigue legalmente un empleo como caddie en un campo local y comienza a herir susceptibilidades dentro de la aristocracia del golf.

Al conseguirse un lugar en el Abierto de Estados Unidos, Ouimet se enfrenta al gran Harry Vardon, un seis veces campeón de los majors de Inglaterra, quien se espera que gane sin problema alguno.

Pero –¡un escándalo!, ¡qué horror!– Ouimet demuestra más que un partido y provoca un desempate contra Vardon, con quien tiene más en común de lo que muchos podrían creer.

Las secuencias de golf son razonablemente auténticas, y aunque la película fue filmada de manera descarada desde lo que parece ser una perspectiva en la que solo se ve lo bueno de todo, es una que bien podría preservar el interés de los que niegan su gusto por el golf.

La revista Empire Magazine emitió un elogio bien calificado tras su lanzamiento: "¿Sentimental? Definitivamente. ¿Conmovedora y edificante? Absolutamente. ¿Un argumento convincente para tomar el golf en serio? ¡Imposible!".

3. Tin Cup (1996)

La época de mediados de la década de los noventa fueron los años de apogeo de Kevin Costner.

Una de las más grandes estrellas de Hollywood de la época, quien ya había filmado dos grandes películas deportivas de éxito: ‘Bull Durham’ en 1988 y ‘Field of Dreams’ en 1989, ambas centradas en el béisbol.

‘The Bodyguard’ con Whitney Houston lo consolidó como uno de los amantes favoritos de Hollywood, incluso antes de que acertara otro golpe con "Tin Cup”.

"Realmente maravillosa" fue el resplandeciente veredicto de Empire Magazine para la película de golf más exitosa de todos los tiempos en términos de taquilla.

Costner interpreta a Roy McAvoy, un antiguo jugador de golf profesional que vive en un remolque y que maneja un campo de golf en decadencia ubicado al oeste de Texas, donde da vueltas entre borracheras y chismes con sus amigos.

La llegada de la psicóloga Molly Griswold, interpretada por Rene Russo, saca a Roy de su período de inactividad en el que anda detrás de las meseras y reaviva su amor por el deporte.

Él le da clases a Molly a cambio de la reconstrucción de su confianza en sí mismo, la cual constantemente es socavada por David, el novio canalla de Molly y antiguo archienemigo de Roy (interpretado por Don Johnson).

Roy promete ganar el Abierto de Estados Unidos para darle una lección a David –un profesional del PGA Tour–, pero su arrogante actitud amenaza con perjudicar sus posibilidades de éxito en el campo, y fuera de él con su búsqueda de Molly.

Una comedia de lo más agradable, en donde Costner se muestra completamente encantador. Esta obtuvo 75 millones de dólares alrededor del mundo, según el sitio web IMDB, y mantuvo ronroneando a la mayoría de los críticos.

Empire continuó: "Es una película que presenta la exploración de amor, redención y la búsqueda de un hombre por la inmortalidad de manera deliciosamente ingeniosa, profunda, astuta y cargada de erotismo".

Incluso el New York Times quedó embelesado: “Esta película posee un estilo tan inesperado que el juego adquiere una nueva distinción, hasta el punto en que incluso los atuendos de golf se ven bien".

Ciertamente un gran elogio.

2. Happy Gilmore (1996)

El mismo año en que se lanzó ‘Tin Cup’, también fue lanzada una película de golf muy diferente.

Si amas u odias ‘Happy Gilmore’ probablemente depende de qué piensas de Adam Sandler y de su estilo juvenil.

Pero incluso sus críticos más acérrimos fallarían al tratar de sofocar una risita frente a su personaje en este cuento acerca de un impetuoso jugador de hockey sobre hielo que se convierte al golf y sacude la institución.

Al descubrir que puede lanzar una pelota de golf a más de 400 yardas, Happy se propone entrar al tour profesional en un intento por salvar la casa de su abuela de un embargo.

En el camino, su dramatismo alimentado con rabia –arruinando clubes, insultando profusamente, luchando contra cocodrilos, peleando contra Bob Barker, el antiguo presentador de juegos por televisión– hace enojar a los puristas, pero eleva los índices de audiencia de la televisión hasta lo más alto.

El comportamiento extremo de Happy proporciona la mayor parte de las carcajadas, al igual que su rivalidad con el máximo y meloso profesional, Scooter McGavin, interpretado por Christopher McDonald.

El sitio de reseñas de películas, Rotten Tomates, lo resume perfectamente: "Aquellos que disfrutan del estilo de Sandler encontrarán mucho que les encantará en esta alegre y juvenil toma acerca del golf profesional; a quienes no les guste, entonces la considerarán sin gracia y poco memorable".

Es evidente que el New York Times estaba del lado de quienes consideraban que no fue divertida: "Tan eficazmente como el señor Sandler proyecta la volatilidad de un adolescente caduco, él es una personalidad de pantalla demasiado lenta e inexpresiva como para que sus travesuras transmitan entusiasmo cinético".

Ellos tienen el derecho a tener su opinión incorrecta.

1. Caddyshack (1980)

Un título regular en la parte superior de cualquier lista que se respeta en relación con las películas de golf.

Esta comedia de 1980 eleva los remilgos de un club de miembros exclusivos con una miríada de personajes extraños y maravillosos, ninguno de ellos más entretenido que el roedor que vive en el campo.

Danny es un joven caddie que intenta ganar suficiente dinero para ir a la universidad, y quien a menudo carga la bolsa del mega estirado juez Elihu Smails o del relajado dopado y talentoso Ty Webb, interpretado por Chevy Chase.

Smails se hace enemigo de Al Czervik, un impetuoso promotor inmobiliario que posee una cadena interminable de chistes cursis cortos, y quien está ofendido por lo que él llama un "snobatorium".

Tanto Danny como Ty compiten por el afecto de Lacey Underall, interpretada por Cindy Morgan, la coqueta sobrina del juez, y se ven persuadidos a comprometerse en un partido doble para ajustar cuentas entre Smails y Czervik.

En el fondo es el salto a la fama de Bill Murray, quien como el cuidador del campo de golf, Carl Spackler, alista una multitud de explosivos en un intento de terminar con el roedor que amenaza con agitar todo el campo de golf.

Infantil y en ocasiones absurda, Caddyshack sigue siendo popular hoy en día tanto con los aficionados al golf como con los que no juegan golf y quienes se deleitaron viendo cómo eran ridiculizadas sin piedad las clases altas.

La reseña del Empire capta perfectamente la esencia de la película: "No es grande ni inteligente, pero es sumamente divertida".

Cuanto menos se hable de Caddyshack 2, mejor.

¿Y la peor...?

The Legend of Bagger Vance

Una épica de golf con un presupuesto reportado de 60 millones de dólares, dirigida por Robert Redford y protagonizada por Will Smith, Matt Damon y Charlize Theron. ¿Qué podría salir mal?

Pues resulta que unas cuantas cosas.

La historia gira alrededor de Rannulph Junuh (Damon), exjugador estrella que está atravesando por una mala racha desde que regresó de la guerra y se separó de su novia, Adele Invergorden (Theron).

Pero después de haber sido persuadido a comprometerse en un partido de exhibición con dos leyendas del golf de la época, Bobby Jones y Walter Hagen, Rannulph conoce al místico caddie Bagger Vance, interpretado por Smith.

Bagger procede a ofrecerle consejos de golf y de vida a un Rannulph que se recupera, quien le da un giro a su juego y empieza a recuperar el afecto de Adele. Probablemente puedes adivinar el resto.

Según IMDB, la película recobró solamente la mitad de su presupuesto e incluso fue acusada de connotaciones racistas ya que Bagger aparentemente existía únicamente para servir a las necesidades de un hombre blanco.

Los críticos hicieron cola para darle un golpe largo y áspero, pero ninguno más duro que el New York Times.

Decía: "No sólo es terriblemente aburrida –el equivalente cinematográfico de un agradable paseo en el campo arruinado por distracciones sin sentido– sino que sus argumentos centrales son tan banales y discutibles como para llegar hasta la frontera de lo ofensivo".

Lo suficientemente curioso fue que no existió ‘Legend of Bagger Vance 2’.

¿Estás de acuerdo o en desacuerdo con nuestra lista? Envíanos un tuit con la etiqueta #ViveelGolfCNN y comparte con nosotros tu selección de las cinco mejores.