(Crédito: Mark & Milburn Phodot Photography)

(HLN) - El día de su boda, Greta Hokanson bailó con sus familiares y luego llamó a la pista a un hombre desconocido para la mayoría de los invitados, pero quien hizo posible que la novia estuviera bailando radiante en la celebración de su matrimonio. Era Danny Daniels, el donante que le salvó la vida a Greta cuando ella tenía 16 años.

En su adolescencia, Greta fue diagnosticada con leucemia y 10 años después pudo celebrar su vida, y a aquellos en ella, de una forma espectacular.

Cuando estuvo enferma, un hombre llamado Danny Daniels donó de forma anónima la médula que le salvó la vida a Greta cuando se hizo un transplante. La joven y el donante se conocieron un año después y permanecieron en contacto a través de los años. Cuando Greta se comprometió, invitó a Daniels a la boda, pero no esperaba que él y su esposa pudieran ir.

"Sin Danny no sé si pudiera haber tenido una boda", le dijo Greta a HLN. "Supe de inmediato que lo quería invitar a él y a su esposa Angie a la boda. No tuve palabras cuando supe que iría... estaba increíblemente emocionada. Dijo que él y su esposa estarían encantados de ir".

Y así lo hicieron, y Greta y Daniels pudieron bailar la canción 'Angels Among Us' (Ángeles entre nosotros). Fue un momento que la novia y su familia no olvidarán nunca.

"Sólo mis padres y yo habíamos conocido a Daniels una vez en 2009. Así que poder tener la oportunidad de que el resto de mi familia lo conociera significó mucho para mí", dijo. "Claro que quería que conocieran al hombre que me salvó la vida".

Esta, verdaderamente, es una historia de héroes. Además de ser un donante, Daniels es un veterano del ejército que asumió que su donación iría para salvar a otro soldado, pero en lugar de eso conoció a Hokanson.

"He pasado toda mi vida salvando vidas en el ejército. ¿Cómo no iba a salvar a una niña de 15 años con leucemia?", le dijo Daniels a la Fundación Sé un Héroe, Conviértete en un Donador.

Gracias a la contribución de Daniels y su experiencia, Greta decidió convertirse en otro tipo de héroe: un enfermero registrado y actualmente trabaja en el piso de pacientes cardiacos.

"Siempre he planeado ser un profesor, mis dos padres son maestros al igual que mis hermanas mayores", le dijo Greta a HLN. "Sin embargo, a través de mi lucha con el cáncer vi a las enfermeras que me cuidaron y las admiro por lo que hacen todos los días. Todavía recuerdo a esas enfermeras hoy. Me inspiraron a convertirme en enfermera, y me encanta".