(CNN) - Investigadores europeos que analizaron las dos grabadoras de vuelo del avión de Metrojet que se estrelló el sábado en Egipto han dicho de forma categórica que no se trató de un accidente, reportó France 2, afiliada de CNN.

Los investigadores dicen que la grabadora de voz captó una explosión y que la grabadora de datos confirmó que la explosión no fue accidental, ya que no hubo ningún indicio de falla mecánica durante la parte inicial del vuelo, reportó France 2.

Todo ocurrió con normalidad durante los primeros 24 minutos, y de pronto en una fracción de segundo todo se detiene y no hay más conversaciones en la cabina, lo que convenció a los investigadores que fue detonada una bomba a bordo, según France 2.

En tanto, el presidente Vladimir Putin aceptó suspender el tráfico aéreo entre Rusia y Egipto, luego de que Estados Unidos y el Reino Unido compartieran sus datos de inteligencia con Rusia, informó a CNN un vocero del Kremlin.

Putin aceptó las recomendaciones del Comité Nacional Antiterrorista de Rusia e instruyó a proveer asistencia a los ciudadanos rusos para que regresen a Egipto, informó el Kremlin en un comunicado.

Rusia se ha resistido a reconocer  que es muy posible que una bomba derribara el avión, posiblemente porque un ataque con bomba a un avión ruso podría ser visto como una venganza por las decisiones de Putin de apoyar al presidente sirio Bachar al Asad y lanzar ataques aéreos contra ISIS y otros grupos que se oponen a Asad.