WASHINGTON (CNN) - Un antiguo colega de Marco Rubio dice que estaba alarmado por los hábitos de gasto del candidato republicano a la presidencia cuando estuvo en la asamblea legislativa de Florida... y ahora le está pidiendo que publique los registros de sus tarjetas de crédito.

Mike Fasano, quien ahora ha donado al rival de Rubio, Jeb Bush, es cobrador de impuestos del condado de Florida, antiguo líder mayoritario de la Casa de Representantes de la Florida y presidente del Senado por un tiempo, donde vio el ascenso de Rubio en la política de Florida.

Él dice que Rubio no debería tener razones para no mostrar el registro completo de la tarjeta de crédito American Express que alguna vez manejó y que fue pagada principalmente por el Partido Republicano de la Florida.

"Me inquietó mucho la manera en que él estaba usando el dinero de otras personas", le dijo Fasano a CNN. "El ejemplo que estuvo dando fue que simplemente gastes el dinero tan libremente como quieras y que nosotros solamente saldremos y buscaremos más".

Las interrogantes acerca de los gastos de Rubio en la tarjeta de crédito surgieron por primera vez en su elección al Senado estadounidense en 2010, cuando el Tampa Bay Times y el Miami Herald filtraron dos años de registros del tiempo en el que Rubio fue un poderoso legislador estatal en Tallahassee, incluyendo su puesto como presidente de la Cámara de la Florida.

Los registros mostraron muchos gastos personales, incluyendo entradas al cine, cobros de una tienda de vino, unas vacaciones familiares, e incluso 1.000 dólares por daños a su camioneta y miles más por alquiler de un auto para reemplazarla.

Rubio ha ofrecido explicaciones para todos los cargos de la tarjeta que se han puesto en duda: la tienda de vinos en realidad vende emparedados y la camioneta fue dañada en un evento del Partido Republicano. Para otros cargos, resultó ser el uso de la tarjeta de crédito equivocada en su billetera, por lo cual, finalmente, le hizo al partido los reembolsos respectivos.

De hecho, después de que los registros salieron a la luz pública, Rubio pagó más de 16.000 dólares de gastos que había hecho en la tarjeta.

En 2012, la comisión de ética del estado de Florida desestimó un reclamo contra él por el gasto, aunque un inspector que analizó el reclamo notó que Rubio no estaba libre de culpa.

"El nivel de negligencia mostrado por la confusión del demandado entre la tarjeta American Express (del Partido Republicano de la Florida) y su tarjeta personal MasterCard, junto con su incapacidad de reconocer el error al momento de revisar los estados de cuenta mensuales, además de su firma en las solicitudes de reembolso, es preocupante", escribió el abogado defensor de la comisión de ética.

Cuando se le preguntó nuevamente sobre los registros faltantes el jueves, Rubio se refirió a ellos como que "no eran gran cosa", y dijo que los presentaría a su debido tiempo.

"Será pronto... se trata de documentos antiguos y toma tiempo organizarlos", le dijo Rubio a Dana Bash de CNN. "No tengo ningún problema con mostrarlos. No tenemos nada que ocultar aquí".

Pero Rubio los ha estado reteniendo al menos desde 2010, cuando el mismo tema surgió en su contienda para el Senado estadounidense. Chris Ingram, quien dice que fue consultor no remunerado de Rubio, sugiere que Rubio podría resolver de inmediato el problema con solo presentar los registros.

"Marco sin duda podría presentarlos... él me ha dicho que tiene los registros", dijo Ingram. "El haberlo conocido y visto en acción y haber visto el patrón de su conducta, la sensación de que tiene el derecho –el explicar las cosas sin tomar ninguna clase de responsabilidad por lo que él ha hecho, sino mas bien, culpar a otros– y que siempre tiene una excusa".

Ingram compartió con CNN unos correos electrónicos que intercambió con Rubio en 2009, en los que Rubio trataba de explicar los cargos personales en su tarjeta de crédito del Partido Republicano. Era prácticamente la misma explicación que está dando hoy en día.

"Pagué directamente cualquier cargo personal. Y no es una tarjeta (del Partido Republicano de la Florida), es una tarjeta que yo abrí, bajo la división corporativa de AMEX haciendo uso de mi crédito personal", dijo Rubio.

Ingram, quien dijo que alguna vez asesoró la campaña al Senado de Rubio, añadió que si estuviera asesorando a Rubio hoy, le diría lo mismo que dice que le dijo en aquel entonces: presenta los registros y ponle fin a la controversia.

Fasano dijo que cuando él estaba en la Legislatura con Rubio, comenzó a enterarse del asunto.

"Yo era senador en ese momento, y cuando él era el líder de la mayoría y presidente entrante y luego, por supuesto, presidente de la Cámara, comienzas a escuchar, a saber y luego empiezas a leer acerca de la forma en que estaba abusando de la tarjeta American Express que le dio el Partido Republicano de la Florida", dijo Fasano.

"Él no tenía carta blanca, (pero) tenía una tarjeta American Express", se rió.

Cuando se le preguntó sobre los reclamos, el portavoz de Rubio, Alex Conant, señaló que un informe independiente en 2010, que había descubierto que las transacciones que Rubio hizo en la tarjeta desde 2007 hasta 2009 "estaban, de hecho, relacionadas con los asuntos del Partido Republicano de la Florida (RPOF, según sus siglas en inglés)", con base en la información proporcionada por Rubio.

Conant también se refirió al argumento de Fasano como uno con motivación política, al señalar que Fasano ha apoyado a Bush, quien ha comenzado a atacar agresivamente a Rubio en las últimas dos semanas, y que Fasano se ha negado a apoyar a Rubio en contiendas anteriores.

Desde que Rubio comenzó a subir en las encuestas, su historial financiero se ha convertido en un objetivo cada vez más fuerte para los opositores como Bush. Donald Trump está decidido a atacar este asunto en el camino y el miércoles dijo en Nueva Hampshire que el historial financiero personal de Rubio es un "desastre".

Rubio ha dicho que los ataques no son nada nuevo y que fueron usados sin éxito alguno en su contra en su campaña al Senado de 2010.

"Este no es un tema nuevo, ha estado surgiendo durante cinco años", dijo Rubio el miércoles en Nueva Hampshire. "Fue un ataque que Charlie Christ levantó en mi contra y que ha sido desacreditado. Un activista demócrata presentó una denuncia en mi contra en 2010, la comisión de ética de la Florida lo examinó y lo desestimó".

Theodore Schleifer contribuyó con este reporte.