(CNN) - Por primera vez en este ciclo, solo ocho candidatos de un campo inusualmente grande participarán en el debate republicano que se llevará a cabo el martes en horario estelar en Milwaukee. El debate, organizado por Fox Business y el Wall Street Journal, contará con candidatos que enfrentan un creciente escrutinio tanto de parte de sus rivales como de parte de los medios.

También es la primera vez que los aspirantes estarán juntos de nuevo luego del debate de CNBC del mes pasado, al final del cual los candidatos y el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, atacaron a la cadena y a los moderadores. Además, también hubo una breve rebelión por parte de las distintas campañas.

Estos son seis aspectos que CNN considera, debes ver:

1.Ben Carson se encuentra bajo el microscopio

Ben Carson, es médico retirado y afamado conferencista.

Ben Carson, es médico retirado y afamado conferencista.

Carson está recibiendo una lección rápida sobre el escrutinio implicado en ser un favorito en la contienda presidencial.

El neófito político ha confrontado una serie de preguntas acerca de su pasado en las últimas semanas, a medida que ha superado ligeramente a Trump en algunas encuestas.

Numerosas cadenas y publicaciones, entre ellas CNN, han examinado y expresado su escepticismo sobre aspectos de la biografía de Carson, como historias de arrebatos violentos de Carson en su juventud, una "beca" que el neurocirujano retirado afirma que se le había ofrecido en West Point y su supuesto papel al resguardar a otros estudiantes durante un disturbio racial en la escuela secundaria.

Hasta aquí, Carson ha respondido con fuerte indignación, y ha elegido palabras como "estúpido" y "enfermo" en referencia a los medios.

Carson, de 64 años de edad, también ha dicho que no es su responsabilidad "corroborar todo acerca de lo que he hablado en mi vida". Sin embargo, las preguntas sobre su biografía probablemente continuarán persiguiendo al candidato hasta que pueda hacer precisamente eso... y el debate del martes le dará esa oportunidad.

2. ¿Cómo se defenderá Rubio?

Rubio es el candidato que no debemos perder de vista estos días. Sus cifras en las encuestas van en aumento, ha obtenido el respaldo de personas clave y ha tenido un buen desempeño en varios debates... todo esto ocurre mientras quien una vez fuera su mentor, Jeb Bush, lucha por darle la vuelta a una campaña que está en problemas.

Sin embargo, el hecho de que esté en alza también significa que Rubio cada vez más se convierte en un blanco tentador.

El martes, el senador por Florida podría ser atacado por varios temas, entre ellos el uso que le dio a una tarjeta de crédito del Partido Republicano de Florida, su postura sobre la reforma migratoria, el manejo de sus finanzas personales y su historial de asistencia en el Senado.

150414185126-cnnee-dusa-intvw-marco-rubio-00105207-tablet-large

En debates anteriores, Rubio ha demostrado que es ágil para esquivar ataques. Cuando Busch atacó al senador por faltar a votaciones en el Congreso en el debate republicano del mes pasado en Boulder, Rubio respondió al sugerir que el exgobernador de Florida simplemente le estaba haciendo caso a asesores políticos que querían atacarlo.

El portavoz de Rubio, Alex Conant, habló con un tono optimista esta semana y dijo que el enfoque del senador permanecería inalterado de cara al martes en la noche.

"Nos sentimos bien acerca del debate de mañana", dijo Conant a CNN. "Marco va a hacer lo mismo que hizo en los tres primeros debates: hablar sobre su agenda positiva para un nuevo siglo estadounidense".

3. El último impulso de Jeb Bush

El desempeño de Bush en los debates ha sido tan mediocre este ciclo que ha contratado ayuda profesional.

Al describir el consejo que ha recibido de su recién contratado asesor de medios, Bush dijo lo siguiente a principios de este mes: "Me está diciendo que sea yo mismo. Me está diciendo que me adueñe de lo que yo creo".

Pero el dilema preciso para Bush cuando llegue al escenario del martes en horario estelar es si estaría mejor siendo él mismo —el exgobernador de Florida se describe a sí mismo como un introvertido y alguien que no se siente cómodo en el papel de ataque— o si trata de demostrar que puede ser un candidato agresivo y combativo.

150410124814-jeb-bush-national-security-exlarge-169-cnnespanol

Si Bush se está preparando para hacer algunos comentarios ingeniosos en Milwaukee, también necesitará recorrer la milla extra para asegurarse de que la estrategia no sea contraproducente.

En el debate del Partido Republicano del mes pasado en Boulder, Bush atacó a Rubio por su bajo récord de asistencia en el Senado, solo para que Rubio lo rebatiera y se llevara la última palabra en un irritable intercambio. Esto hizo que al final, algunos de sus partidarios se lamentaron sobre el plan de ataque en primer lugar.

4. ¿Es Donald Trump cosa del pasado?

Donald Trump se colocó en la cima de las encuestas como una sensación política, causando impacto tanto en los votantes como en los medios con su campaña poco ortodoxa y su retórica sin filtro.

Pero esa novedad podría estar empezando a desvanecerse.

Luego de haber estado en las primeras posiciones de las encuestas durante meses, el empresario de Nueva York ha perdido su posición del primer lugar —a nivel nacional y en estados como Iowa— frente a Carson. Si su exagerada personalidad ayudó a atraer a audiencias récord a los primeros debates, esos índices de audiencia también han empezado a bajar.

Y en el transcurso del fin de semana, la participación tan esperada de Trump en "Saturday Night Live" fue ampliamente criticada. Sus chistes no tuvieron gracia y su rutina fue, bueno... aburrida.

5. Chris Christie en la mesa de los niños

Por primera vez, Chris Christie podrá estar en el centro del escenario del debate el martes.

Desafortunadamente, ese momento será en el debate "secundario".

El gobernador de Nueva Jersey fue relegado del debate en horario estelar, y participará en un evento más temprano con otros tres republicanos de menor nivel: Mike Huckabee, Rick Santorum y Bobby Jindal.

Hace no mucho tiempo, el desenvuelto gobernador, como todo el mundo sabe, era considerado una de las estrellas en ascenso más prometedoras del Partido Republicano. Pero el escándalo de ética de Nueva Jersey, apodado "Bridgegate" parece haber marcado de forma permanente las ambiciones políticas de Christie, lo que lo dejó en las cifras de un solo dígito a nivel nacional.

Si existe un aspecto positivo, es que Christie tiene más probabilidades de destacarse y dominar la discusión en un grupo de solo cuatro candidatos.

"Desde el principio he dicho que no importa en qué escenario me encuentre", dijo Christie en un correo electrónico sobre la recaudación de fondos esta semana. "Dame un podio y estaré ahí a cualquier hora, en cualquier lugar".

6. Los moderadores estarán en el centro de la atención

No son solo los candidatos quienes sentirán la presión el martes... también hay mucho en juego para los moderadores.

CNBC, la cadena que organizó el último debate en Boulder, Colorado, recibió toda una serie de críticas hostiles. Candidato tras candidato atacó a la cadena por hacer preguntas "capciosas" y por estar más preocupados por dar un buen espectáculo que por sacar a luz temas importantes.

Las reseñas fueron tan brutales que los candidatos hicieron un llamado al cambio en conjunto, y argumentaron que las campañas individuales necesitan hablar más sobre establecer y ponerse de acuerdo en cuanto al formato de futuros debates.

Los moderadores de Fox Business y el Wall Street Journal que organizarán el evento del martes probablemente serán sensibles a las preocupaciones expresadas el mes pasado y están conscientes de que cualquier línea de preguntas que los candidatos perciban, es de mal gusto, podría generar un feroz contragolpe.

Sin embargo, el hecho de que haya demasiadas quejas públicas también podría ser contraproducente para los candidatos.

"Resulta que no pueden manejar a un grupo de moderadores de CNBC en el debate", dijo el presidente Barack Obama sobre el debate del mes pasado. "Déjenme decirles que si no pueden con ellos, entonces no crean que los chinos o los rusos van a preocuparse por ustedes".