Varios estudiantes acamparon en el campus de la universidad de Missouri luego de la renuncia del presidente de la universidad y del rector. (Crédito: Michael B. Thomas/Getty Images)

(CNN) - El martes en la mañana, los estudiantes se dirigieron a clases como siempre lo han hecho. El equipo de fútbol irá al campo para prepararse para su juego contra la Universidad Brigham Young el próximo fin de semana.

Pero hay algo muy diferente en el campus de la Universidad de Missouri.

Los estudiantes despertaron lo que los manifestantes llaman una pequeña pero importante victoria: un movimiento de protesta de semanas de duración que derrocó tanto al presidente de la universidad como al rector de la facultad.

Los estudiantes afroamericanos en Missouri hace tiempo se han quejado de la respuesta evasiva de los líderes de la facultad en cuanto a cómo han enfrentado el racismo en el campus abrumadamente blanco de Columbia. Los líderes estudiantiles negros han transmitido su malestar por el hecho de que los estudiantes utilizan abiertamente insultos raciales y por otros incidentes.

Las cosas llegaron a una concentración crítica el lunes, cuando el presidente del sistema universitario, Tim Wolfe, renunció, seguido poco después por el rector R. Bowen Loftin.

"Este es tan solo un comienzo en el desmantelamiento de los sistemas de opresión dentro de la educación superior, específicamente en el sistema de la Universidad de Missouri", dijo Marshall Allen, un miembro del grupo de protesta 'Concerned Student 1950'.

La dimisión

La velocidad de la renuncia de Wolfe sorprendió a muchos. El domingo por la tarde, Wolfe no se escuchaba como un hombre que planificaba dejar su trabajo, al causar molestias con una declaración en la que expresaba su deseo por tener un "diálogo permanente a fin de abordar estos asuntos sociales tan complejos".

Pero la marea ya se había vuelto en su contra la noche del sábado, cuando aproximadamente 30 miembros negros del equipo de fútbol de los Missouri Tigers declararon en un tuit que no iban a jugar hasta que Wolfe se hubiera ido. Para el domingo, más miembros del equipo y el entrenador Gary Pinkel respaldaron públicamente a los jugadores y los medios de comunicación comenzaron a prestar atención.

Tim Wolf, residente del sistema universitario, renunció el lunes animado por por protestas de racismo.

Tim Wolf, residente del sistema universitario, renunció el lunes animado por por protestas de racismo.

El lunes por la mañana, los grupos de estudiantes exigían huelgas y una parte del cuerpo docente le ofreció su apoyo a los estudiantes. Las demandas por su renuncia se hicieron cada vez mayores.

Así que Wolfe –quien había presidido el sistema universitario, el cual incluye el campus principal de la Universidad de Missouri en Columbia, junto con la Universidad de Missouri- St. Louis, la Universidad de Missouri-Kansas City y la Universidad de Missouri de Ciencia y Tecnología– dimitió y dijo que asumía "toda la responsabilidad por la falta de acción que se había dado" e instó a la comunidad universitaria a que escucharan los problemas de los demás.

"Creo que dejamos de escucharnos los unos a los otros; no respondimos ni reaccionamos", dijo. "Usen mi renuncia para sanar y comenzar a hablar de nuevo".

Los estudiantes, el cuerpo docente y el personal se reunieron en el Carnahan Quad tras el anuncio de Wolfe. Allí, unieron sus brazos y se balancearon de lado a lado, cantando: "We Shall Overcome" (Venceremos).

Los incidentes

Aunque los estudiantes que protestaban y algunos profesores dicen que los problemas raciales en el campus se remontan décadas, la crisis actual tomó el vuelo en septiembre, cuando el presidente del Gobierno Estudiantil, Payton Head, acudió a Facebook para quejarse por las actitudes de intolerancia, anti-homosexuales y anti-transgénero en la facultad después de que personas que iban en la parte trasera de una camioneta gritaron insultos raciales en su contra.

"Para aquellos de ustedes que se preguntan por qué siempre estoy hablando de la importancia de la inclusión y el respeto, es porque he vivido momentos como este muchas veces en ESTA universidad, lo que hace que no me sienta incluido aquí", escribió.

A principios de octubre, un estudiante blanco borracho interrumpió en la Legion of Black Collegians (Legión de universitarios negros) –un grupo de estudiantes afroamericano– mientras que el grupo se preparaba para una reunión de exalumnos y usó un insulto racial cuando se le pidió que saliera.

Jonathan Butler (centro), un estudiante graduado que hizo una huelga de hambre durante 7 días, junto a otros estudiantes negros que protestaron por el racismo en el campus de la Universidad de Missouri. (Crédito: Michael B. Thomas/Getty Images)

Jonathan Butler (centro), un estudiante graduado que hizo una huelga de hambre durante 7 días, junto a otros estudiantes negros que protestaron por el racismo en el campus de la Universidad de Missouri. (Crédito: Michael B. Thomas/Getty Images)

Más tarde ese mes, Concerned Student 1950 –un grupo de estudiantes llamado así por el año en que los estudiantes afroamericanos fueron admitidos por primera vez en la universidad– publicó una lista de demandas, incluyendo una disculpa de Wolfe, su destitución y una conciencia racial más integral, y el plan de estudios intercultural supervisado por los estudiantes de las minorías y los miembros del cuerpo docente.

El estudiante de posgrado Johnathan Butler quedó tan afectado por lo que estaba sucediendo en el campus que dejó de comer. A principios de la semana pasada lanzó una huelga de hambre, y prometió guardarla hasta que Wolfe renunciara. Después del anuncio de Wolfe, Butler puso fin a su huelga de hambre y tuiteó: "¡Más cambios están por venir! #TheStruggleContinues (La lucha continúa)".

"Muchas personas conocen lo corrupto que es el sistema y pensaban que yo iba a morir", dijo él el lunes después de la renuncia de Wolfe. "Desde el primer día, desde el momento en que hice mi anuncio, la gente pensó que yo era un hombre que caminaba y cuyo destino era la muerte".

El equipo

Una declaración del director deportivo de Missouri, Mack Rhoades, y del entrenador principal de fútbol, Gary Pinkel, publicada después del anuncio de Wolfe, decía que las actividades de fútbol se reanudarían el martes. Los dos hombres se dirigieron a los medios de comunicación en la tarde del lunes.

"No hay un cuaderno de estrategias. No hay guión para todo lo que todos nosotros hemos estado enfrentando. Y creo, sin duda alguna, que esta también ha sido una grandiosa experiencia de aprendizaje para todos los que estuvimos involucrados", dijo Rhoades.

"A medida que avanzamos, es de suma importancia, como un campus y una comunidad, que esto no nos divida, sino que nos una a fin de escuchar, crecer, entender y crear un cambio positivo", dijo el director deportivo.

Si los Tigers no hubieran salido al campo el sábado contra los Cougars de la Universidad Brigham Young en el Arrowhead Stadium de Kansas City, el hogar de los Chiefs de la NFL, el equipo se habría visto obligado a pagar un cargo por cancelación de 1 millón de dólares, según una copia del contrato publicado en The Kansas City Star a principios de este año.

"Nuestro equipo está emocionado por empezar nuevamente y por ir a jugar, y estamos ansiosos por nuestro juego contra BYU este fin de semana", le dijo Pinkel a los periodistas, y dijo que él se había involucrado porque apoya a sus jugadores y porque la vida de Butler estaba "en juego".

"Mi apoyo hacia mis jugadores no tenía nada que ver con que alguien perdiera su trabajo. Con algo como esto, el fútbol quedó en segundo plano", dijo Pinkel. "Yo solo sabía que mis jugadores estaban sufriendo y que se sentían muy mal, y nuevamente, soy como su papá y los voy a ayudar en cualquier manera en la que pueda hacerlo".

El campus de Columbia de la Universidad de Missouri cuenta con una población de 35.000 estudiantes. Aproximadamente el 79% del cuerpo estudiantil de los estudiantes universitarios está compuesto de blancos, mientras que los afroamericanos constituyen casi el 8%. Según la universidad, el 70% del cuerpo docente de la facultad también está compuesto de blancos, mientras que la representación negra es de solamente un poco más del 3%.