Si no hubiera viajado a México al final de sus años de adolescencia, Thomasina Miers quizá no fuera ahora una exitosa empresaria.

(CNN) - Cuando Thomasina Miers viajó a México, se llevó a su casa de Gran Bretaña un recuerdo que le cambió la vida por completo. Ella se llevó toda una gastronomía.

Lo más sorprendente es que, incluso en esta era de globalización generalizada, de cierto modo ella era la primera persona en hacerlo.

Actualmente, Miers opera Wahaca, una exitosa cadena de restaurantes de mercado medio, que ofrece un menú inspirado en comida callejera mexicana.

El hecho de adoptar la cocina de otro país también le permitió ganar un primer premio en un prestigioso programa de cocina por televisión y eso le permitió hacer acuerdos, así como una columna en un periódico.

Nada de esto hubiera sido posible, dice, si no hubiera viajado a México al final de sus años de adolescencia, para evitar un trabajo que no le interesaba.

"Estaba huyendo del trauma de ser asesora fiscal durante nueve meses, que es lo que mi padre quería que hiciera", le dijo Miers a CNN.

"Dado que iba mucho a fiestas, bebía mucho —tenía 18 años— y luego todas las noches salíamos tarde, bailábamos toda la noche y luego todas las mañanas salía a buscar la mejor comida callejera que pudiera encontrar".

Nuevos sabores

La comida, dice, la llevó a una epifanía.

"Comí todo lo que tenía a la vista. No podía creer la variedad, las texturas, los gustos y sabores".

"A dondequiera que íbamos, probábamos diferentes comidas... ya sea que estuviéramos en la costa, montañas, en el desierto o en las ciudades".

"Estaba encontrando nuevos ingredientes, nuevos sabores y nuevas formas de presentar la comida".

Cuando regresó a Londres, se decepcionó al descubrir que en la época en la que no existen fronteras culinarias, muy poco de la cocina mexicana que amaba estaba disponible en casa.

"Regresé a Londres armada con este conocimiento... solo para descubrir que no podías conseguir ningún tipo de comida mexicana".

"La auténtica comida mexicana es completamente diferente de la Tex Mex... y así que quedó sembrada la semilla", dijo.

Al principio, Miers dejó atrás su experiencia y empezó a trabajar en puestos de comida y en otros proyectos.

comida-oaxaca-2

Pero, añade: "Seguí teniendo esta idea de la comida mexicana".

Le tomó una década llevarla a la práctica, aprovechando una oportunidad para trabajar en un bar de cócteles en la Ciudad de México, el cual era manejado por el amigo de un amigo.

"Esta vez en México, tenía más un propósito".

"Quería meterme de lleno en la comida. Quería aprender sobre la misma".

"El primer viaje me dio todos los recuerdos y la pasión, así como esos primeros sabores iniciales. Eso permitió que descubriera la comida mexicana".

"El segundo viaje tenía que ver con el aprendizaje y el conocimiento".

Viaje relámpago

Miers: "Puedes probar todo lo que quieras, pero sin ir a un país... lo único que crearás es una imitación".

Miers dice que viajó a todos los puntos cardinales del país y cocinó con todas las personas que tenían puestos de comida y chefs con las que le fue posible.

En el 2005, de vuelta en Londres y sin mucho dinero, pudo darse un respiro cuando participó y —para su gran sorpresa— ganó el "Masterchef", un concurso por televisión de talento culinario, sorprendiendo a los jueces con sus creaciones de inspiración mexicana.

comida-oaxaca

Con esa nueva confianza que obtuvo, pudo convencer a un potencial inversionista de restaurantes a abandonar sus planes y unirse a ella en un viaje relámpago a su destino favorito.

"Viajamos a México. Lo llevé, en nueve días, a todos los mejores restaurantes y volvimos, así que me dijo: 'Vamos a abrir un restaurante mexicano'".

Su primer restaurante Wahaca abrió sus puertas en el centro de Londres en el 2007.

La cadena actualmente cuenta con más de una docena de puntos de venta en la capital del Reino Unido y más allá.

A pesar de que Miers ha regresado a México varias veces, ella le atribuye a su primer viaje "fundamental" el hecho de que su vida cambiara.

"Puedes intentar todo lo que quieras, pero sin ir a un país y si no te imbuyes en todas las vistas, los sonidos y los sabores... lo único que podrás crear es una imitación".