Al menos 130 personas murieron el pasado 13 de noviembre en los atentados de París perpetrado por ISIS. (Crédito: Getty Images)

(CNNMoney) – París quiere que los viajeros sepan que la ciudad es segura y está funcionando como de costumbre.

La Junta de Turismo de la ciudad dijo que el número de visitantes en la semana después de los ataques terroristas del 13 de noviembre se redujo en un 15% respecto a lo esperado.

Ahora, París está ansiosa por tranquilizar a los turistas y motivarlos a que visiten la ciudad.

El turismo es la industria número uno en París; esta generó más de 21.000 millones de euros (más de 22.000 millones de dólares) en ganancias a partir de los casi 46 millones de turistas que visitaron la ciudad el año pasado. La industria del turismo también representa 500.000 empleos.

"Aunque es demasiado pronto como para tener más cifras definitivas sobre el efecto de los ataques, existe un potencial real de que tendrá un impacto en la industria", dijo François Navarro, el director general de la Junta de Turismo de la Región de París.

Navarro también dijo que grupos de varios sitios y organizaciones turísticas se han reunido con la policía para formalizar el protocolo de seguridad.

"Queremos que la gente sepa que París está abierta", dijo Navarro. "Museos, tiendas, todo está abierto sin excepción. París es seguro".

Según Navarro, ahora hay tres veces más policías en cada sitio turístico en la ciudad.

"París tiene un lugar tan especial en el corazón de las personas", dijo. "Nuestro mensaje a los turistas es que estamos operando de nuevo y estamos listos para recibirlos".

StudentUniverse, un sitio que ofrece ofertas de viajes con descuento para los estudiantes, dijo que había recibido llamadas de viajeros que querían cancelar sus viajes luego de los ataques.

No obstante, también observó que el sector demográfico de sus clientes más jóvenes está menos propenso a "cancelar sus planes de viaje como resultado de los acontecimientos mundiales como lo estarían sus padres".

Una portavoz de la compañía agregó que algunos viajeros más jóvenes sienten que viajar es en realidad más seguro debido al incremento en la seguridad y vigilancia.

"Otros se niegan a cambiar sus planes y sentirse aterrorizados", agregó, porque esto es exactamente lo que los terroristas quieren.