Robert Lewis Dear, de 57 años, disparó en la clínica Planned Parenthood de Colorado el 27 de noviembre de 2015. (Crédito: Colorado Springs Police Department).

(CNN) – Todavía no está claro qué motivó que un hombre a matar a tres personas y herir a otras nueve en una clínica de una organización dedicada a la atención y la promoción de la planificación familiar en Colorado Springs.

Sin embargo, hay testimonios que apuntan a que Robert Lewis Dear, el autor del tiroteo en la oficina médica de Planned Parenthood, hizo comentarios sobre "partes de bebés" a los investigadores después de ser detenido, dijo un funcionario policial dijo a CNN.

Dear, de 57 años, les dijo que tiene opiniones contra el aborto y el gobierno, pero eso no significa que esas posiciones hayan sido el motivo para disparar el viernes en la clínica de Colorado.

Lo cierto es que es demasiado pronto para conclusiones, ya que los investigadores todavía están procesando las pruebas, un proceso que, adelantan las autoridades, les llevará varios días.

Después del enfrentamiento sangriento, de casi seis horas, el sospechoso depuso las armas cuando un equipo SWAT llegó en un vehículo blindado, un BearCat, y lo acorraló, dijo la fuente.

Policías hallaron tanques de gas propano cerca del vehículo de Dear, en el estacionamiento de la clínica. Las autoridades creen que intentaba disparar contra los tanques para causar una explosión.

Como no se ha clarificado el móvil del ataque, las autoridades están sacando sus propias conclusiones.

Fue un "crimen contra las mujeres que reciben servicios de cuidado de la salud", dijo la secretaria de Justicia, Loretta Lynch.

La fiscal prometió todos los recursos de su oficina para investigar el caso.

Vicki Cowart, presidenta de Planned Parenthood en las Rocallosas, fue más allá de una suposición al asegurar que el agresor "fue motivado por la oposición al aborto seguro y legal".

Dear está detenido en una cárcel de Colorado Springs. Debe comparecer ante el tribunal la tarde del lunes.

Su problemático pasado

El sospechoso parece haber vivido mucho tiempo en la soledad rural en las Carolinas, y luego, más recientemente, en Colorado.

Hace más de una década, tuvo algunos roces con la ley mientras vivía en Carolina del Sur, pero nunca fue condenado.

En 1997, su esposa lo acusó de violencia doméstica, aunque no se presentaron cargos, según los registros de la Oficina del Sheriff del Condado de Colleton, en Carolina del Sur.

En 2002, Dear fue acusado de ser un voyerista. Esos cargos fueron desestimados.

En 2003, fue arrestado y acusado de dos cargos de crueldad animal, pero fue declarado inocente en un juicio sin jurado.

Más tarde, hizo vida de ermitaño en una chabola en las montañas de Carolina del Norte, informó WLOS, una afiliada de CNN, que publicó imágenes de la pequeña cabaña, en los bosques del condado de Buncombe.