Nota del editor: Peggy Drexler es la autora de "Our Fathers, Ourselves: Daughters, Fathers and the Changing American Family" y "Raising Boys Without Men". Ella es profesora adjunta de psicología en Weill Cornell Medical College de la Universidad de Cornell y ex investigadora de género en la Universidad de Stanford. Únete a ella en Facebook o síguela en su Twitter @drpeggydrexler. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de la autora.

(CNN) - ¿Viste los titulares esta semana? Mujeres en su mayoría desnudas hicieron declaraciones cuestionablemente feministas utilizando —¿qué más?— sus cuerpos.

En primer lugar: el calendario de Pirelli para 2016. Desde mediados de 1960, el fabricante Pirelli ha producido un calendario anual que muestra a modelos, en su mayoría desnudas. Sin embargo, el calendario de este año —algunas de sus imágenes fueron publicadas esta semana— fue algo muy distinto. Fotografiadas por Annie Leibovitz, en el calendario aparecen varias mujeres que no son modelos, totalmente vestidas (en general), haciendo a un lado, como lo dijo Today, lo "sexy por lo fuerte".

Entre las participantes que llaman más la atención está la actriz y comediante Amy Schumer, quien posa —en topless, con su pecho cubierto por su brazo— en ropa interior con una expresión de asombro; la superestrella del tenis Serena Williams, quien posa —aparentemente en topless, también— con la espalda hacia la cámara, y la escritora Fran Lebowitz, quien le dijo al New York Times que pensó que la invitación para unirse al calendario era, francamente, una broma.

La expresidenta de MoMA de 77 años de edad, Agnes Gund, le dijo al Times que ella tuvo una reacción similar. "Qué extraño", pensó, cuando la invitaron a participar. "¿Qué tiene eso que ver con alguien como yo?"

En respuesta, el Internet se ha vuelto loco con elogios, declarando victorias feministas por todas partes:

Septuagenarias, autoras de mal genio, actrices con unos buenos 7 kilos por encima del ideal de Hollywood... ¿todas ellas reciben el honor de aparecer en un calendario tradicionalmente sexista? ¡Sin duda, hemos ganado! "El calendario 2016 de Pirelli es un nuevo amanecer para el feminismo", anunció Bustle. "El calendario de Pirelli gana elogios por una transformación feminista", dijo Yahoo. Según British GQ, el calendario es sobre "inteligencia en lugar de pechos". ¡Hurra! Los elogios colectivos parecen no detenerse. ¡El sexismo ha quedado resuelto!

Pero ¿es así en realidad?

Es cierto que el calendario de Pirelli es muy distinto a los calendarios de años anteriores. Y sí: las mujeres que aparecen en él son distinguidas por logros que no incluyen el tamaño de su cintura o sus rostros. Y sí, es difícil negar que el enfoque —del calendario y de la reacción al mismo— se mantenga directamente en la apariencia de estas mujeres.

Incluso si la intención es aplaudir a Pirelli por elegir mujeres que no son hermosas de manera tradicional, al describirlas como tales aún estamos llamando la atención a su apariencia (y posiblemente las insultamos en el proceso). Leibovitz dijo que Pirelli llegó a ella con el mandato de "hacer algo diferente". Pero también es difícil decir que generar atención por cómo lucen las mujeres es algo distinto.

Quizá haya más inteligencia que pechos, pero aún hay bastantes pechos. Traseros también.

Y, por supuesto, el mandato funcionó, ¿cierto? Más de 50 años después de sus inicios, el calendario de Pirelli ha generado algunos de los titulares más importantes por hacer un poco más de lo que siempre ha hecho: llamar la atención a la apariencia física de las mujeres.

¿Es esto evolución?

Esto apenas sorprende. El hecho es que ya no sabemos cómo reaccionar a los cuerpos de las mujeres. Es decir: alguien que también es noticia importante es Christie Brinkley, quien recientemente publicó en Instagram fotos de ella misma en bikini (esto no debe ser pasado por alto: ella tiene un libro que vender). De manera predecible, casi todos los titulares —al estilo de "Christie Brinkley en bikini conquista el Internet a los 61 años"— mencionan su edad. Esto, por supuesto, hace que todo el alboroto no parezca tanto una celebración, sino más una concesión: ella se ve bien, para ser una mujer de 61 años.

Si el feminismo realmente estuviera en auge, ¿no sería esta una opinión que seguiríamos teniendo?

Podrías decir que los estándares y las expectativas están cambiando, y que el calendario de Pirelli es evidencia de ello. Ese podría ser el caso. Pero también podrías cuestionar si nuestra reacción al calendario demuestra que esto es verdad; o, de hecho, si es lo contrario.

Pirelli ha hecho lo que siempre ha sabido hacer: buscar la controversia por la prensa. Al defender las más recientes elecciones para ese fin, no estamos realmente evolucionados, ¿cierto? ¿Se trata más de víctimas dispuestas a un buen mercadeo?

Si el feminismo disfrutara de una victoria real, ¿estaríamos leyendo imágenes del vientre que no es plano de Amy Schumer para aprobar lo que sigue siendo un calendario de chicas, por cierto? ¿Seríamos tan rápidos para comprar las imágenes que nos están vendiendo?

¿O aceptaríamos el calendario como tal?

Si el feminismo disfrutara de una victoria real, ¿estaríamos leyendo imágenes del vientre que no es plano de Amy Schumer para aprobar lo que sigue siendo un calendario de chicas, por cierto?

Peggy Drexler