Estos rifles estilo AR-15 y pistolas semiautomáticas fueron usados en el tiroteo masivo de San Bernardino.

(CNNMoney) - El tiroteo masivo de la semana pasada en San Bernardino reclamó 14 vidas y dejó a Estados Unidos discutiendo sobre armas... de nuevo.

El debate —nuevamente— pone a dos partes en oposición. Una argumenta que hay demasiadas armas y que es demasiado fácil que la gente inapropiada tenga acceso a las mismas. Pero la otra parte dice que la posesión de armas es un derecho y parte de la estructura del país y que más restricciones no impedirán que los asesinos maten.

La creación de un sistema federal para la verificación de antecedentes es una de las únicas políticas de seguridad de armas más importantes que ha logrado pasar ese bloqueo partidario en las últimas décadas.

El FBI, el cual lleva a cabo las verificaciones de antecedentes, dice que ayuda a mantener a la gente a salvo, al mismo tiempo que asegura el acceso legal a las armas. Sin embargo, el debate sobre su efectividad aún continúa.

Así es como funciona la verificación de antecedentes del FBI para que compres un arma legalmente.

1. El FBI está implementando más que nunca verificaciones de antecedentes de posesión de armas

El FBI realizó 19.827.376 verificaciones de antecedentes este año hasta noviembre. Eso significa que el 2015 posiblemente establecerá un récord máximo. El récord actual se estableció en el 2013 cuando las masacres dobles de Aurora, Colorado y Newtown, Connecticut —con cinco meses de diferencia en la segunda mitad del 2012— motivaron un esfuerzo de control de armas en Washington y un incremento en la venta de armas.

2. Las verificaciones se llevan a cabo casi las 24 horas del día

El Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales (NICS, por sus siglas en inglés) opera siete días a la semana, 17 horas al día, desde una sede en Clarksburg, West Virginia. Está abierto en vacaciones, excepto en Navidad.

Todos los vendedores de armas autorizados a nivel federal deben realizar verificación de antecedentes para todos los compradores... ya sea que la compra se haga en la tienda o en una exposición de armas.

Las verificaciones federales funcionan de esta manera: un comprador presenta su identificación al vendedor y llena el formulario ATF 4473 con información personal tal como edad, dirección, raza e historial criminal, si lo tuviera.

El vendedor envía la información al FBI, a través de una línea telefónica gratuita o a través de Internet. El FBI verifica la información del solicitante en sus bases de datos. El proceso podría llevar algunos minutos.

Por supuesto, muchas armas son compradas y vendidas ilegalmente sin ninguna verificación de antecedentes. El sistema NCIS solo es utilizado por vendedores de armas con una licencia federal. Algunos estados han aprobado leyes de control de armas adicionales a la ley federal, pero otros tienen normas relativamente flexibles.

3. El FBI ha rechazado casi 1,3 millones de solicitudes

Desde que el sistema NCIS se inició hace 17 años, el FBI ha llevado a cabo 222'363.898 verificaciones de antecedentes. El FBI tiene registrados 1'258.427 "rechazos federales", la mayoría debido al historial criminal del individuo. Entre otras de las razones están la "declaración de salud mental" (20.687) y "extranjero ilegal/ilícito" (16.246). El FBI dice que 68 solicitudes fueron denegadas por haber renunciado a la ciudadanía estadounidense.

La información requerida incluye nombre, dirección, lugar de nacimiento, raza y nacionalidad. El número de Seguro Social es "opcional" aunque se recomienda. El formulario también incluye las siguientes preguntas:

— ¿Ha sido condenado alguna vez por delito grave?

— ¿Alguna vez ha sido condenado por delito menor o violencia doméstica?

— ¿Es usted usuario ilegal, o adicto a, marihuana u otro depresor, estimulante, narcótico o cualquier otra sustancia controlada?

— ¿Es usted fugitivo de la justicia?

— ¿Ha estado recluido en alguna institución mental?

4. Las ventas de armas están en auge

No existe un registro oficial sobre cuántas armas se venden en Estados Unidos. Los expertos de la industria hacen estimaciones con base en información obtenida. Las verificaciones de antecedentes del FBI proporcionan un indicador aproximado de cuántas armas se venden, pero no un registro de cada una de ellas.

Sin embargo, no hay duda de que a la industria de las armas le está yendo bien. Las acciones de Smith & Wesson (SWHC) aumentaron un 101% este año. Las acciones de Sturm Ruger (RGR), otro fabricante importante de armas, aumentaron un 57%. La compañía de municiones Orbital ATK (OA) aumentó un 60%.

5. NRA se opone a la expansión de las verificaciones de antecedentes

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), el grupo de presión que aboga por los derechos de las armas, dice que un sistema más amplio de verificaciones a los compradores de armas no impedirá que los criminales dejen de adquirir armas. La mayoría de las armas utilizadas en crímenes las obtienen a través del robo, "en el mercado negro" o a través de miembros de la familia, dice la NRA.

Muchas armas ilegales son obtenidas por "compradores fantasmas", gente que pasa las verificaciones de antecedentes y luego les entregan las armas a los criminales. "Ninguna cantidad de verificaciones de antecedentes puede detener a estos criminales", dice la NRA.

6. Las verificaciones de antecedentes del FBI se originaron del tiroteo a Reagan

Las verificaciones de antecedentes fueron ordenadas por primera vez por la Ley Brady para la prevención de la violencia con armas de fuego en 1993. La ley fue nombrada en honor a Jim Brady, el secretario de prensa del presidente Reagan que quedó paralizado por el intento de John Hinckley de asesinar a Reagan en 1981. Brady murió el año pasado.

La campaña Brady, un grupo de presión líder de control de armas, dice que las verificaciones de antecedentes funcionan, pero quiere que el Congreso tome mayores medidas y elimine las excepciones a las verificaciones federales. Actualmente, por ejemplo, por lo general solo los vendedores autorizados deben hacer las verificaciones.

Mientras tanto, la Campaña Brady y otros grupos han ayudado a impulsar leyes de armas a nivel estatal.

El último intento importante en el control federal de armas fue hace aproximadamente tres años. El presidente Obama y los líderes demócratas propusieron un plan para expandir las verificaciones de antecedentes y restringir algunas armas semiautomáticas. El esfuerzo legislativo tuvo lugar luego de que Adam Lanza asesinara en diciembre de 2012 a 20 niños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook. El Senado rechazó el proyecto de ley en abril de 2013.

Esta foto fue tomada el 30 de marzo de 1981, momentos después de que John Hickley le disparara al presidente Reagan en las afueras del hotel Hilton en Washington. Al secretario de prensa de Reagan, James Brady, también le dispararon y quedó paralizado.