(CNN)– La próxima vez que viajes y pases por la sección de seguridad del aeropuerto podrías ser atendido por ratones.

¿Por qué no?

Los aeropuertos ya emplean perros como terapeutas y llamas como guardaespaldas (sí, es cierto).

De hecho, los animales ocupan una serie de puestos de trabajo en la industria de los viajes.

Perros: los terapeutas

Durante más de dos años, el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles les ha estado ofreciendo terapia gratuita a los pasajeros por medio de un grupo de psiquiatras caninos.

Estos PUP (acrónimo para Pets Unstressing Passengers) deambulan por las áreas posteriores al control de seguridad del aeropuerto para ofrecer comodidad a los viajeros nerviosos.

El mes pasado, los perros incluso fueron homenajeados por el concejo municipal de Los Ángeles.

"Cuando viajar se vuelve estresante, cuando los pasajeros se sienten agotados o intranquilos, nuestros voluntarios de cuatro patas, menean sus colas y diligentemente atienden al llamado", señaló el concejal Bob Blumenfield en la ceremonia.

Gatos: la mascota

Durante años, el Aeropuerto de Manchester consideró como su mascota a Olly, un gato atigrado con una sola oreja que vagaba por el aeropuerto y lo convirtió en su hogar.

El Aeropuerto de Manchester de Inglaterra sin querer adoptó como su mascota a un gato jengibre de una sola oreja que se había alojado en el bloque central de oficinas del aeropuerto, Olympic House.

El personal adoptó al gato y lo llamó Olly (antes de descubrir su género).

Durante varios años, Olly vivió en un refugio construido por el personal entre las terminales uno y tres.

Ella capturaba la imaginación del público, y no solo tenía una página especial en Facebook con 2.500 amigos, sino que incluso un avión llevaba su nombre.

Por desgracia, Olly falleció por neumonía a principios de este año y actualmente hay una placa conmemorativa en el aeropuerto en su honor.

Halcones: el controlador de tráfico aéreo

Una de las mayores amenazas para los aviones son los pájaros.

Solo en Estados Unidos, cada año ocurren alrededor de 14.000 colisiones con aves.

Las consecuencias podrían ser menores, como daños en la superficie exterior del avión, pero en otras ocasiones podrían causar daños importantes, como la pérdida total de una aeronave, según dijo Mark Adam, propietario de Falcon Environmental Services, una empresa que utiliza halcones para alejar a las aves de los aviones durante los momentos críticos de despegue y aterrizaje.

"Es un método ampliamente utilizado para el control de las aves", señala Adam, quien agregó que se trata de uno de los métodos más humanos para prevenir choques con aves.

"No vas allí y matas a los pájaros, sino que utilizas la relación depredador-presa que estos halcones y aves molestas suelen tener en la naturaleza, pero las estás utilizando para tu propio beneficio".

Otra ventaja es que los halcones pueden cubrir una gran distancia.

"Los aeropuertos son grandes", dice, "y los halcones pueden controlar esa zona de una manera que es totalmente eficiente".

Cabras: los paisajistas

El Aeropuerto de Portland empleó cabras para manejar la vegetación alrededor del aeropuerto.

En los programas de prueba en el Aeropuerto Internacional de Portland y Chicago O'Hare, las autoridades han comenzado a experimentar con una versión ecológica de mantenimiento del césped.

Portland ha evitado herbicidas y empleó un grupo de cabras para manejar la vegetación alrededor del aeropuerto.

"Las cabras son una herramienta alternativa viable para las áreas donde el tiempo no es un problema, la maquinaria no es una opción, la vegetación es espesa y profunda y/o la seguridad de los trabajadores podría ser un problema", dice Kama Simonds, portavoz del Aeropuerto Internacional de Portland.

O'Hare recientemente empleó una serie de animales de un centro de rescate cercano, como cabras, ovejas, llamas, burros y alpacas para lidiar con parte de la densa vegetación que crece alrededor del aeropuerto.

"El rebaño actúa como una alternativa a los herbicidas tóxicos y uso de equipos que producen emisiones", explica Karen Pride, directora de relaciones mediáticas del Departamento de Aviación de Chicago.

"La eliminación de áreas llenas de malezas también reduce el hábitat de la vida silvestre, como aves que pueden ser peligrosas para la actividad aérea en y alrededor de O'Hare", dice ella.

Llamas: los guardaespaldas

Las cabras en el Aeropuerto Internacional de Portland enfrentan peligros que los paisajistas tradicionales no enfrentan: los coyotes.

Con el fin de proteger a las cabras, el PDX también empleó a una llama como guardaespaldas.

"La llama era un elemento disuasorio de los coyotes, para la protección de las cabras", dice Simonds.

Ratones: los agentes de seguridad

La empresa de seguridad israelí Tamar Group está desarrollando un sistema de detección de explosivos a cargo de ratones.

El vicepresidente de la firma, Yuval Amsterdam, ha hablado sobre las ventajas del uso de las criaturas peludas; es decir, tienen un excelente sentido del olfato, son fáciles de entrenar y son pequeñas, por lo tanto, fácil de transportar.

Contenidos dentro de jaulas, los ratones, si algún día son usados, olfatearían a los pasajeros y su equipaje en busca de rastros de explosivos y otras sustancias.

Abejas: los guardianes antidrogas

Los investigadores de la Universidad de Giessen de Alemania encontraron que las abejas podrían ser entrenadas para detectar drogas.

La investigación publicada en Plos One descubrió que las abejas podrían ser entrenadas para volar atraídas por el olor que se desprende de los narcóticos.

Una de las ventajas de utilizar las abejas por encima de los perros es que son más fáciles de entrenar y sería más rentable.