Miss Colombia fue coronada erróneamente como Miss Universo el 20 de diciembre de 2015, debido a una equivocación del presentador Steve Harvey.

Nota del editor: Peggy Drexler es la autora de "Our Fathers, Ourselves: Daughters, Fathers, and the Changing American Family" y "Raising Boys Without Men". Ella es profesora asistente de psicología en Weill Medical College de Cornell University y antigua investigadora de género en la Universidad de Stanford. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente las de la autora.

(CNN) - Puede que no haya sido necesario que vieras el concurso de Miss Universo del domingo por la noche para haber oído hablar de la gran metida de pata del presentador Steve Harvey al nombrar, y después coronar, a la concursante equivocada como ganadora. La vergonzosa metida de pata ha estado haciendo de las suyas en las redes sociales durante las últimas 18 horas y disparó la etiqueta #MissUniverse2015 hasta el primer lugar de la lista de temas de tendencia en Twitter.

Por supuesto, uno podría preguntarse si quizás ese era el objetivo. Lo que sucedió en el escenario en los momentos después de que Harvey reapareciera en la televisión en vivo para pronunciar las palabras: "Tengo que pedir disculpas" mientras que las sonrisas y los besos al aire de Miss Colombia, Ariadna Gutiérrez, se convertían en risas nerviosas y en lo que para muchos fue el momento en televisión más dramático del año. Muy avergonzado, Harvey anunció que se había cometido un terrible error: De hecho, Miss Filipinas, Pia Alonzo Wurtzbach, era la ganadora y Gutiérrez era la finalista.

Las cámaras hicieron una panorámica para revelar las miradas de genuina confusión y horror en los rostros de ambas mujeres cuando se dieron cuenta de lo que había sucedido y de lo que aún podría suceder: una de ellas se vería obligada a renunciar al título que le había sido otorgado y la otra se vería obligada a quitárselo.

A Wurtzbach se le pidió que pasara al frente del escenario, en donde se paró torpemente al lado de Gutiérrez mientras quitaban la corona de la cabeza de su oponente y la colocaban en la suya. Algunos asistentes del público empezaron a abuchear... mostrando su apoyo a Miss Colombia, como reacción a la metida de pata de Harvey, o por ambas cosas. Si el acontecimiento fue un truco, este fue increíblemente bien ejecutado; ¿cuándo fue la última vez que un concurso de belleza resultó ser tan escandaloso? ¿Cuándo fue la última vez que alguien, aparte de las mujeres que compiten, realmente se ocupó de un concurso en absoluto?

(Crédito: Ethan Miller/Getty Images)

(Crédito: Ethan Miller/Getty Images)

Aunque algunos informes hicieron la observación de que el apuntador electrónico de Harvey podría haber invertido los nombres de manera incorrecta, Harvey rápidamente asumió toda la responsabilidad al anunciar que las tarjetas de referencia claramente establecían quién había sido la ganadora correcta y la finalista.

Los telespectadores regulares de los concursos o de competencias en general, pueden saber que la finalista siempre es anunciada primero, seguida por la ganadora. Vale la pena señalar que Harvey estaba presentando el concurso por primera vez y, aunque es un actor veterano en general, quizás no estaba familiarizado con este formato en particular, o quizás no haya ensayado lo suficiente.

Para su mérito, ambas mujeres han demostrado inmensa gentileza en las secuelas de la noche. Gutiérrez, seguramente luego de haber sufrido al menos algo de humillación, así como desilusión, dijo a la cámara: "Todo sucede por una razón". Mientras tanto, Wurtzbach –además de ser abucheada como si hubiera sido responsable por despojar personalmente a Gutiérrez de la corona– fue privada de la euforia y el orgullo de la primera caminata como Miss Universo a la que tenía derecho.

Harvey, por supuesto, ha sido completamente ridiculizado en Twitter y en otros lugares, especialmente después de que acudió a Twitter para ofrecer una disculpa, pero al hacerlo escribió mal los nombres de ambos países. Desde entonces, el tuit ha sido eliminado y publicado nuevamente con la ortografía correcta. También publicó una segunda disculpa en Facebook en la que les decía a los fans y a las concursantes: "Espero que puedan perdonarme".

A la larga, no hubo ganadores.

Excepto, quizás, el certamen de Miss Universo y la cadena en la que se transmitió: Fox. El índice de audiencia del espectáculo ha pasado apuros en años recientes, y aunque el certamen comúnmente acapara los titulares la mañana siguiente después del concurso, nunca ha llegado a provocado tantos como en esta ocasión.

Incluso, por la mañana, un video de la metida de pata en YouTube ya había acumulado casi dos millones de visitas junto con cientos de resúmenes de los medios. Este es un golpe maestro para Fox, quien adquirió la franquicia anteriormente en este año entre una ráfaga de publicidad adversa, luego de que su antigua sede, NBC y Univisión, cortara relaciones con el anterior propietario del certamen, Donald Trump, después de sus controvertidos comentarios acerca de los inmigrantes.

Fox, por supuesto, está acostumbrada a atraer la atención, con una notable afición por los titulares provocativos, los anfitriones provocadores y una aparente despreocupación por la publicidad adversa. ¿Acaso será posible que en el primer año en que transmite la franquicia, la cadena orquestara un ardid publicitario para restablecer el interés o compensar el hecho de transmitir el programa a tan solo cinco días de la Navidad (lo que usualmente no garantiza un exitazo en cuanto a la audiencia)? ¿Será que el apuntador electrónico en realidad estaba equivocado... intencionalmente?

Valdría la pena inquirir sobre este asunto. Después de todo, lo que sucedió el domingo por la noche podría ser considerado como el último incidente en una serie de eventos durante un año de mala suerte. Pero también podría fácilmente ser visto como excepcionalmente oportuno. Así que hubo unas cuantas bajas... pero.. ¿en qué momento la televisión en vivo se ha distinguido por ser amable?

Lo que sucedió el domingo por la noche podría ser considerado como excepcionalmente oportuno para Fox

Peggy Drexler