(CNN Español) - La suerte de los más de 7.000 migrantes cubanos que permanecen varados en Costa Rica desde el mes de noviembre podría comenzar a aclararse.

El próximo 12 de enero, 180 de ellos saldrán en un vuelo con destino a El Salvador, aunque la meta final para la mayoría es llegar a Estados Unidos. No obstante, las buenas noticias dependen de si pueden o no pagar los gastos de este viaje.

Los migrantes llevan dos meses esperando una decision que rompió la unidad centroamericana cuando Costa Rica decidió salir del SICA, Sistema de Integración Centroamericana, por la falta de apoyo de sus vecinos para lidiar con este episodio.

A finales de diciembre, los gobiernos de Centroamérica y México acordaron en Guatemala hacer una prueba piloto para trasladarlos a territorio mexicano a miles migrantes cubanos varados en Costa Rica.

El 18 de diciembre el gobierno de Costa Rica había determinado que no daría más visas a los migrantes cubanos que han llegado a su país en tránsito hacia Estados Unidos. La decisión fue tomada tras la cumbre 46 del SICA en la capital de El Salvador, que concluyó sin acuerdo.

El ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social de Costa Rica, Carlos Alvarado, dijo a Conclusiones de CNN que se han otorgado unas 5.000 visas de tránsito hasta el momento.

Muchos de ellos viajaron de Cuba a Ecuador vía aérea para allí emprender el recorrido en tierra y mar hacia Estados Unidos, atravesando Colombia y Panamá. 

El gobierno nicaragüense había exigido a Costa Rica tomar las medidas necesarias para retirar de las zonas fronterizas a miles de migrantes cubanos, mientras que Costa Rica dice que es una cuestión humanitaria cuya solución debe ser regional.

Desde el 1 de diciembre, Ecuador exige visa de turista a los ciudadanos cubanos que quieran entrar al país.

Se cree que la migración masiva se debe al restablecimiento de relaciones de Estados Unidos con Cuba, por lo que muchos cubanos creen que perderían los beneficios una vez tocan suelo estadounidense con la Ley de Ajuste Cubano.