Los crímenes ocurrieron alrededor de la estación de tren, junto a la histórica catedral de Colonia.

(CNN)– Una serie de presuntas agresiones sexuales y robos en las fiestas de fin de año en la ciudad alemana de Colonia está alimentando una tormenta política sobre la inmigración en el país.

Noventa incidentes criminales, un cuarto de los cuales fueron agresiones sexuales, se registraron tras las celebraciones de Año Nuevo en la ciudad, dijo la policía de Colonia a CNN.

La policía dijo que las víctimas describieron a los autores como pandillas de hombres árabes o del norte de África. Muchos de los ataques probablemente estaban destinadas a distraer, permitiendo a los atacantes robar teléfonos móviles y otros dispositivos, dijo la policía.

Las autoridades dijeron que los crímenes, incluyendo una violación, ocurrieron alrededor de la estación de tren, junto a la histórica catedral de la ciudad occidental de Alemania.

En una llamada telefónica el martes con el alcalde de Colonia, Henriette Reker, la canciller Angela Merkel expresó su indignación por los ataques, calificándolos de "repugnantes", y pidió que los culpables sean identificados y castigados tan pronto como sea posible, informó ARD, afiliada de CNN.

El episodio generó dudas sobre la viabilidad del famoso Carnaval de Colonia, el próximo mes, donde se espera que cientos de miles de personas se unan a las celebraciones en las calles de la ciudad, dijo el jefe de la policía de Colonia, Wolfgang Albers.

Un menor número de ataques similares también fue reportado en la ciudad alemana de Hamburgo, en la víspera de Año Nuevo, dijo la policía a CNN.

El debate sobre los refugiados

El ministro de Justicia alemán, Heiko Maas dijo en una conferencia de prensa el martes que las agresiones "no eran aceptables" y que "no se debe permitir que se repitan".

"Hay que aclarar si lo que ocurrió es una nueva forma de delincuencia organizada contra la cual el Estado debe tomar medidas", dijo.

Maas también advirtió contra la vinculación de los asaltos a la cuestión de la inmigración, que se ha convertido en un tema de acalorado debate en Alemania.

"Durante las investigaciones quedará claro qué círculo de autores está involucrado", dijo.

"Conectar esto a la cuestión de los refugiados no es más que el mal uso del debate. Ahora se trata de determinar los hechos y sacar las conclusiones necesarias", dijo.

Pero otros políticos vincularon las agresiones denunciadas al enfoque de Alemania con respecto a los inmigrantes.

Steffen Bilger, parlamentario de la Unión Demócrata Cristiana de Merkel, tuiteó que los informes demuestran la urgente necesidad de que Alemania reduzca el ingreso de inmigrantes, asegure sus fronteras, intensifique las deportaciones y sostenga una "justicia consistente".

“Nosotras, como mujeres, pagamos el precio”

Una de las víctimas de Colonia dijo que estaba demasiado asustada como para salir sola después de la terrible experiencia.

"Los hombres nos rodearon y comenzaron a tocar nuestros traseros y nuestras entrepiernas", dijo.

"Nos tocaron por todas partes. Yo quería agarrar a mi amiga y salir. Me di la vuelta y en ese momento alguien me agarró la bolsa".

Ella dijo que temía que pudiera ser asesinada o violada por los atacantes.

"Nadie se dio cuenta y nadie nos ayudó. Yo solo quería salir de allí".

Otra víctima dijo que había intentado, sin éxito, luchar contra su agresor.

"Pero había tanta gente a mi alrededor que no había ningún control. No había manera de salir. No había manera de protegerse", dijo.

"Corrimos a la policía. Pero vimos que la policía estaba tan falta de personal. No podían cuidar de nosotros y nosotras como mujeres pagamos el precio".

Claudia Otto y Carolin Schmid contribuyeron con este reporte.