(RED DUFOUR/AFP/Getty Images)

(CNNMoney)– Las operaciones en los mercados de valores chinos se detuvieron por segunda vez este jueves a solo 30 minutos del inicio de la jornada.La actividad fue suspendida durante 15 minutos después de que el Índice CSI 300 cayó un 5%. Cuando se reanudó, la caída continuó y en tan solo unos segundos, el índice bajó un 7%.

La abrupta caída provocó la activación de los interruptores que las autoridades chinas recientemente implementaron en un intento por dominar los volátiles mercados del país.

Es la segunda vez en cuatro días que se han utilizado nuevos interruptores de China, que también se usaron el lunes.

Según las nuevas normas puestas en práctica este lunes, una caída de más del 5% o en el CSI 300 Index, que recoge la evolución en Shanghai y Shenzhen, desencadena una suspensión del mercado de 15 minutos. Una caída del 7% en cualquier momento, o del 5% en los últimos 15 minutos antes del cierre del mercado, detiene el mercado para el resto del día.

El Banco Popular de China, banco central del país, respondió este jueves anunciando que inyectará 10.600 millones de dólares en el sistema financiero.

El movimiento es un intento por parte del gobierno para tranquilizar a los inversores. Pero los observadores dicen que también señalan que los líderes chinos están preocupados por la economía.