(CNN) - Un hombre de 30 años de edad, quien supuestamente emboscó y le disparó a un agente de la policía de Filadelfia que estaba sentado en su autopatrulla confesó que lo hizo en nombre del Estado Islámico, al parecer refiriéndose al grupo terrorista ISIS, según informaron el viernes los funcionarios.

El agente Jesse Hartnett, de 33 años de edad, fue herido tres veces en el brazo izquierdo el jueves por la noche y sufrió "algunas lesiones muy graves que requerirán múltiples cirugías", les dijo a los periodistas el comisionado de Policía, Richard Ross.

A pesar de estar gravemente herido y de sangrar profusamente, el oficial veterano salió de su autopatrulla y le disparó al agresor en las nalgas, dijo Ross. El pistolero fue detenido por otros oficiales, dijo Ross.

"Estaba tratando de asesinar a este agente de la policía", les dijo Ross a los periodistas.

El presunto agresor estaba armado con una Glock 17 9mm que fue reportada robada de la casa de un agente de la policía en el 2013.

"Esa es una de las cosas que lamentas más, que roben la pistola de un agente y luego la utilicen contra uno de los tuyos", dijo Ross

El capitán James Clark, comandante de la unidad de homicidios, le dijo a CNN que el sospechoso le dijo a los investigadores: "Sigo a Alá. Le prometí lealtad al Estado Islámico y por eso hice lo que hice".

Clark dijo: "Él simplemente siguió haciéndole eco a esos sentimientos y no nos dijo nada más que eso".

'Estoy sangrando mucho'  

El sospechoso que le disparó al agente de policía de Filadelfia es Edward Archer

El presunto pistolero fue identificado como Edward Archer, de Yeadon, un suburbio de Filadelfia, dijo la policía.

Archer supuestamente confesó llevar a cabo lo que Ross describió como un "acto cobarde" en el nombre del Islam.

"Según dijo, él creía que la policía defiende leyes que son contrarias a las enseñanzas del Corán", dijo el comisionado de la policía.

En las imágenes fijas del video de vigilancia que fueron dadas a conocer por la policía aparece el pistolero —quien vestía un atuendo blanco que le llegaba hasta el tobillo— en un cruce peatonal apuntando y disparándole a la autopatrulla a corta distancia. En una foto, el sospechoso está de pie junto al auto y tiene su brazo dentro de la ventana abierta del lado del conductor, lo suficientemente cerca como para disparar a quemarropa.

Ross les dijo a los periodistas que el video, el cual no está siendo publicado, fue "absolutamente una de las cosas más aterradoras que alguna vez he visto".

Hartnett gritó con desesperación por el radio de policía momentos después de que el pistolero descargara al menos 11 disparos, dijo la policía.

"¡Disparos!... ¡Estoy sangrando mucho!"   grita Hartnett en una grabación de su llamada de radio para pedir refuerzos.

"Estoy sangrando. ¡Envíen otra unidad aquí!"

El codo de Hartnett quedó destrozado, su arteria braquial —un importante vaso sanguíneo en la parte superior del brazo— fue alcanzada, y los vasos sanguíneos y nervios de su brazo quedaron dañados, según dijo un agente del orden público de Filadelfia.

Aun así, el agente demostró su "valentía y coraje" al salir de su auto, ya que el hombre armado se retiró y abrió fuego, según Ross. El tiroteo ocurrió alrededor de las 11:30 p.m., en el oeste de Filadelfia.

El Philadelphia Inquirer informa que esta imagen es del video de vigilancia donde se capturó el tiroteo del jueves por la noche.

"Estoy absolutamente sorprendido de que el oficial Hartnett esté aquí con nosotros hoy", dijo el comisionado de la policía.

'Nada que ver con ser un musulmán'  

El tiroteo en Filadelfia es el cuarto ataque que se cree que fue inspirado por ISIS en suelo americano, incluyendo los tiroteos de diciembre de 2015 que dejaron 14 muertos en San Bernardino, California, el tiroteo afuera de un concurso de caricaturas del profeta Mahoma en un suburbio de Dallas en mayo del 2015 y un ataque con hacha contra cuatro agentes de policía en Nueva York en octubre del 2014.

Las autoridades dijeron que no sabían si el último ataque fue parte de una conspiración más amplia o si Archer tuvo contacto con los terroristas.

Archer viajó a Arabia Saudita en el 2011 y a Egipto en el 2012, dijo el agente especial del FBI, Eric Ruona. Ruona no pudo comentar sobre si los investigadores creen que Archer interactuó con los grupos terroristas durante estos viajes.

El alcalde Jim Kenney dijo que el tiroteo no tenía nada que ver con el Islam.

"Es repugnante", dijo. "No representa la religión en ninguna forma o modalidad ni ninguna de sus enseñanzas. Este es un criminal con un arma robada que intentó matar a uno de nuestros agentes y no tiene nada que ver con ser un musulmán o que esté siguiendo la fe islámica".

Imam Asim Abdur-Rashid, jefe de una mezquita a una cuadra de una dirección asociada con Archer, condenó el ataque en una conferencia de prensa. Dijo que no sabía si el presunto agresor asistía a su mezquita.

Una pistola se encuentra al lado de un indicador luego del tiroteo del jueves por la noche en el oeste de Filadelfia.

Historial de detenciones  

El gobernador Tom Wolf dijo que está "agradecido de que el agente Hartnett esté vivo y que no tenga lesiones mortales luego de haber sido emboscado".

"Le deseamos a él y a su familia lo mejor durante su recuperación. Este presunto acto intencional de violencia contra un agente que busca ayudar a un conciudadano es horrible y no tiene cabida en Pensilvania", dijo.

Archer fue arrestado en el 2012 luego de una disputa doméstica y posteriormente se declaró culpable de agresión y de portar un arma sin licencia, según documentos judiciales. Él estaba en libertad condicional el jueves y su sentencia está programada para el lunes luego de haber sido encontrado culpable por cargos de conducción negligente, falsificación y por conducir con una licencia suspendida o revocada en un caso del 2014.

En una disputa doméstica del 2012, Archer "sacó una pequeña pistola semiautomática color negra y plateado de su cintura y apuntó hacia el estómago del querellante, mientras le agarraba la camisa", de acuerdo con declaración jurada para la causa probable.

Joseph Netto, Sonia Moghe, Kelly Christ, Lorenzo Ferrigno y Lawrence Crook de CNN contribuyeron con este reportaje.