Artur Mas saluda a Carles Puigdemont, quien este domingo se convirtió en el nuevo presidente del gobierno catalán (LLUIS GENE/AFP/Getty Images).

(CNN Español) - Un acuerdo a última hora permitió formar gobierno en Cataluña y evitar así una convocatoria de nuevas elecciones, algo que hasta este fin de semana parecía inevitable.

Carles Puigdemont es el sucesor de Artur Mas en la Generalitat. Obtuvo 70 votos a favor, 63 en contra y dos abstenciones en la primera votación solo dos horas antes de que se cumpliera el plazo límite para que se convocaran nuevas elecciones.

En su investidura, Puigdemont dijo que se compromete con la ruptura con España en un plazo de 18 meses. “Mi programa es el de Mas”, dijo.

(Crédito: LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

(Crédito: LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

Este sábado por la tarde, Artur Mas, ya expresidente de Cataluña, anunció que daba "un paso al lado" y no se presentaría a la elección para ser investido para facilitar así un acuerdo entre su formación política Junts pel Si y la CUP (Candidatura d’Unitat Popular) para lograr formar gobierno, tras meses de negociaciones después de las elecciones del 27 de septiembre.

Mas anunció que el candidato a presidir la Generalitat de Cataluña (el gobierno regional) sería Carles Puigdemont, alcalde de la ciudad de Girona, y que fue investido este domingo.

El veto de la CUP a la investidura de Mas fue el principal escollo de las negociaciones. Tanto la CUP como Junts pel Si promueven la independencia de Cataluña.

Junts pel Si ganó las elecciones del pasado 27 de septiembre, pero sin los votos suficientes para gobernar en solitario, por lo que necesitaba el apoyo de la CUP para investir al presidente.

El acuerdo logrado el sábado entre ambas formaciones llegó algo más de 24 horas antes de que expirara el plazo para la formación de un gobierno. Si a las 24:00 horas de este domingo no se lograba, automáticamente se tendrían que convocar nuevas elecciones, que previsiblemente se celebrarían en el mes de marzo.

El parlamento catalán surgido de las elecciones del 27 de septiembre aprobó una resolución para iniciar el camino hacia la independencia que ya fue suspendido por el Tribunal Constitucional español.

La formación de gobierno en Cataluña ocurre mientras en España los partidos negocian para lograr un pacto que les permita también formar gobierno, tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

El gobernante Partido Popular de Mariano Rajoy busca los apoyos de Ciudadanos y del Partido Socialista para formar una "gran coalición", pero los socialistas han manifestado hasta ahora su negativa a facilitar un gobierno conservador.

La otra opción sobre la mesa es un pacto de izquierdas entre el PSOE y Podemos -junto con otras formaciones de izquierda y nacionalistas con menos escaños-, pero esta tiene como principal escollo una condición de podemos a la que se niegan los socialistas: la realización de un referéndum independentista en Cataluña.