La policía de Nueva York difundió un video en el que aparecen los supuestos sospechosos de la violación ocurrida el pasado jueves en Brooklyn. (Crédito: Twitter/ kemrichardson7)

(CNN) - Un funcionario judicial le dijo a CNN que un quinto sospechoso de la violación de una mujer de 18 años en Brooklyn está en custodia, pero todavía no está bajo arresto.

Las autoridades dijeron que el individuo es un joven de 17 años de Brooklyn, que según las leyes de Nueva York es considerado como un adulto.

El quinto sospechoso es el último de la pandilla de presuntos violadores en ser puesto a disposición de las autoridades luego de que el Departamento de Policía de Nueva York arrestara a cuatro de personas en días pasados.

Una mujer de 18 años fue violada en un parque de Brooklyn el pasado jueves cuando cuando ella y su padre fueron abordados por cinco hombres y los amenazaron un arma para obligar al padre que se fuera del lugar y ellos pudieran abusar de ella.

Luego, cada uno de los cinco asaltantes violaron a la mujer, dijeron las autoridades.

La policía publicó un video de seguridad de los sospechosos entrando a una tienda, antes del incidente.

El hombre le dijo a la afiliada de CNN, WABC, que él estaba cerca de la cancha de balonmano con su hija tomando una bebida cuando los hombres llegaron.

“Uno de ellos puso un arma en mi cara, diciéndome que corriera, y luego todos abusaron de ella”, le dijo el padre a WABC.

Él dijo que no tenía un teléfono celular con él en el momento, por lo que fue a una tienda a pedir ayuda, pero, dijo, la tienda no llamó a la policía.

Cuando el padre volvió junto a dos oficiales de policía, los atacantes se habían ido, afirmaron las autoridades.

La joven víctima dijo a WABC que ella pidió ayuda, pero ninguno de ellos se detuvo.

“No sabía qué hacer”, dijo ella. “Tenía mucho pánico”.

La víctima sufrió cortes en sus brazos, cuello y rodillas durante el asalto, según relató la portavoz de la policía Arlene Muniz. La joven fue llevada a un hospital cercano, donde fue tratada y dada de alta.

Los cuatro sospechosos tienen 14, 15, 15 y 17 años y permanecían en custodia pendientes de ser acusados.