(Crédito: LEON NEAL/AFP/Getty Images/Archivo)

(CNNMoney)– Puede que Twitter sea una empresa de medios del siglo XXI. Pero tiene un precio de acciones del siglo XX.

Las acciones de Twitter alcanzaron un nuevo punto mínimo histórico el lunes al estar por debajo de 20 dólares por acción: 19,26 dólares. Las acciones también bajaron el martes.

Twitter ya ha bajado en más del 15% este año y ha disminuido un 30% desde que su cofundador, Jack Dorsey, fue nombrado oficialmente como el director ejecutivo en octubre.

Dorsey sin duda ha estado ocupado. Él ha implementado varias medidas en los últimos meses para intentar que Twitter sea más atractivo para los nuevos usuarios. Sin embargo, los inversores permanecen escépticos.

Twitter lanzó Moments —una función que muestra una mezcla de tuits y Vines acerca de importantes eventos noticiosos— poco después de que Dorsey asumiera el mando. Twitter también descartó su opción de favoritos y estrellas a cambio de "me gusta" y corazones.

Twitter también está experimentando con nuevas formas de mostrar los tuits en las cuentas de los usuarios. Está probando un formato que coloca a los tuits más relevantes en la parte superior, en lugar de colocarlos en orden cronológico inverso.

Incluso se dice que la compañía está considerando eliminar una de sus vacas más sagradas: podría ampliar el límite establecido desde hace mucho tiempo de 140 caracteres para los tuits, a 10.000 caracteres.

¿El último cambio importante? El martes, Twitter dijo que Periscope —la aplicación de streaming de video en directo que compró el año pasado— empezará a reproducir automáticamente los videos directamente en las cuentas de Twitter... en lugar a obligar a las personas a ingresar a un enlace que los sacaba de la aplicación de Twitter.

Aun así, los inversores no están convencidos de que estos cambios van a funcionar. Según cálculos de FactSet Research, los analistas de Wall Street predicen que Twitter terminó el cuarto trimestre con 325 millones de usuarios activos... lo que representa un crecimiento de solo el 1,6% para el tercer trimestre.

Para poner ese número en perspectiva, los analistas prevén que el número de usuarios activos mensuales en la compañía rival mucho más grande de Twitter, Facebook, aumentó en un 2,4% en el cuarto trimestre a 1.580 millones.

Entonces, ¿podrá Twitter cambiar las cosas?

En algunos aspectos, la negatividad abrumadora parece un poco exagerada. Después de todo, aún se espera que Twitter informe sobre un crecimiento en los ingresos de casi el 50% en el cuarto trimestre, y de un crecimiento en las ventas de más del 40% para 2016. Eso es impresionante.

Twitter también tiene una base de seguidores muy fieles... y algunos patrocinadores financieros impresionantes.

El príncipe saudí Alwaleed Bin Talal aumentó su participación en Twitter al 5% a finales del año pasado, y ahora es el segundo mayor accionista de la compañía. Se encuentra detrás únicamente del cofundador de Twitter Evan Williams. (Dorsey es el sexto mayor accionista, con una participación del 3,2%).

El exdirector ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, también compró una participación del 4% en Twitter en 2015, una noticia que compartió en su cuenta verificada de Twitter en lugar de en un documento ante la SEC o en un comunicado de prensa.

Pero a no ser que Twitter pueda demostrarle a Wall Street que es capaz de empezar a atraer a muchos más usuarios, entonces podría ser difícil que las acciones suban en un futuro cercano.

Eso podría significar que habrá más presión sobre Dorsey para que se comprometa a dirigir Twitter a tiempo completo... o para que deje el puesto a fin de poder enfocarse únicamente en su otra firma, la compañía de pagos móviles Square.

Square salió a bolsa en noviembre del año pasado. Dorsey es el fundador y director ejecutivo.

Por ahora, el hecho de que Dorsey dirija dos empresas no parece ser un problema.

Suhali Rizvi, un inversor tanto en Twitter como en Square, le dijo al Wall Street Journal el mes pasado que Dorsey es "excelente" en el desarrollo de producto y en atraer talentos. Así que no estaba preocupado.

Sin embargo, otros accionistas podrían no sentir lo mismo si el precio de las acciones sigue por debajo de los 20 dólares por un período prolongado.

Es posible que un inversor activista a la larga pueda adquirir participación con la esperanza de sacudir las cosas.

Hay rumores ocasionales de que Carl Icahn tiene interés en Twitter, por ejemplo. Pero esas habladurías podrían ser ilusiones, un resultado del hecho de que Icahn es un tuitero semifrecuente.

También podría haber renovados llamados para que Twitter se venda.

Hubo muchos rumores en torno a que venderían Twitter justo después de que el director ejecutivo Dick Costolo dejara el puesto, y antes de que Dorsey asumiera el mando como director ejecutivo de manera permanente.

Google a menudo es mencionado como su comprador más probable.

Las dos compañías ya tienen una sociedad —tuits aparecen en los resultados de búsqueda de Google— y el nuevo presidente ejecutivo de Twitter, Omid Kordestani anteriormente fue el director de negocios en Google.

Twitter no hizo comentarios al respecto, y se refirió a las reglas del período de espera mientras se prepara para informar sobre sus ingresos del cuarto trimestre el 10 de febrero.

Sin embargo, la compañía evidentemente necesita hacer algo para que el precio de sus acciones aumente de nuevo. Tan pronto como sea posible.