(CNN Español) - Los más jóvenes sin duda recuerdan a Alan Rickman como el inolvidable Snape de la saga Harry Potter. Los adultos verán por siempre la imagen de Rickman cayendo del edificio Nakatomi Plaza en Die Hard, en la que interpretó a Hans Gruber, uno de los villanos más famosos del cine de acción.

Pero Rickman también encarnó personajes en diversos géneros y estará en la memoria de cinéfilos por sus interpretaciones tanto en comedias románticas, como en dramas.

Sin duda también hay que rescatar su interpretación de Rasputín en la película para televisión del mismo nombre, que le valió premios los Emmy y Globo de Oro.

Rickman, un avezado actor teatral, tenía una voz indistinguible que sirvió, entre otras, para la Absolem, la oruga azul de Alice in Wonderland de Tim Burton en 2010.

También hizo la voz de Marvin, el androide paranoide, de Hitchhiker's Guide to the Galaxy (2005).

También bajo la dirección de Burton, Rickman actuó en la adaptación Sweeney Todd (2007) en el papel del juez Turpin.

Los fanáticos de las comedias románticas, en especial de aquellas que reúnen a un gran elenco de estrellas —lo que se conoce como reparto coral—, siempre recordarán a Rickman en el papel de Harry, el esposo infiel de Emma Thompson, en Love Actually.

Una divertida interpretación que le mereció elogios de un nicho dentro del mundo del cine fue el de Alexander Dane en Galaxy Quest (1999), una comedia de ciencia ficción que se convirtió en película de culto.

 

También son memorables sus papeles en Michael Collins (1996), Sense and Sensibility (1995) y Truly Madly Deeply (1990), por las que fue nominado a premios BAFTA, y por su personaje en Robin Hood: Prince of Thieves (1991), con el que ganó el premio de mejor actor en esos galardones de lo mejor del cine británico.