Una sucursal de la cadena Chipotle, en Nueva York. La franquicia cerrará, por unas horas, todos sus restaurantes en EE.UU., para una junta general de personal, el 8 de febrero. (Crédito: KENA BETANCUR/AFP/Getty Images).

(CNNMoney) – Golpeada y criticada a raíz de varios brotes de enfermedades por comida contaminada en sus sucursales, Chipotle cerrará – por unas horas – todos sus restaurantes en Estados Unidos, el próximo 8 de febrero.

La cadena dijo que hará el cierre para llevar a cabo una reunión nacional de su personal sobre seguridad alimentaria.

En la junta participarán más de 19.000 restaurantes de la compañía.

Chipotle dice que la reunión les dará una oportunidad para agradecerle a los empleados, discutir cambios y responder preguntas.

La cadena de comida mexicana ha sufrido por varios brotes de E. coli, salmonela y Norovirus que infectaron a sus clientes y que la llevaron a una implacable ola de criticas y burlas en las redes sociales.

Algunos clientes han publicado fotos de alimentos de Chipotle y han bromeado acerca de resultar infectados de E. coli o Norovirus.

"El medidor de E. coli de Chipotle", escribe en Twitter @Young_Cluckk.

Antes de los brotes, Chipotle había cultivado un público fiel con la adopción de los estándares de no OMG (organismos modificados genéticamente) y otras iniciativas conscientes para la salud.

Además, los inversionistas amaban sus acciones. En el punto más alto de su popularidad, los valores de Chipotle llegaron a un máximo de 750 dólares. Desde entonces, se desplomaron hasta 428 dólares por acción, una caída del 42%.

El problema comenzó en agosto, cuando 64 clientes en Minnesota fueron infectados con Salmonella y alrededor de 100 personas fueron afectadas por Norovirus en el sur de California.

A estas infecciones les siguió un brote de E. coli en octubre y noviembre que afectó a 53 personas en nueve estados.

En diciembre, Chipotle sufrió dos brotes más. Aproximadamente 140 estudiantes en la universidad de Boston fueron infectados con Norovirus y una segunda nueva incidencia de E. coli estalló afectando a cinco personas en tres estados.

Sin embargo, el problema no terminó con los brotes. Los clientes han demandado a Chipotle y la compañía recientemente fue notificada con un citatorio de parte de la oficina de investigaciones criminales de la Dirección de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés).

La compañía también ha proyectado una caída en las ventas. Chipotle dijo que creía que los brotes recientes terminarían costando entre 14 y 16 millones de dólares.

Steve Ells, el director ejecutivo, dijo recientemente que tenía la "esperanza" de que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) pronto declararan que los brotes habían terminado.

"Sabemos que Chipotle es tan seguro como siempre lo ha sido", dijo Ells en miércoles pasado en una conferencia, en Orlando.

Dijo que la cadena de restaurantes planificaba atraer nuevamente a sus clientes con una nueva campaña de mercadeo en febrero.

El portavoz de Chipotle, Chris Arnold, dijo que no ha habido un caso de E. coli en dos meses. Desde entonces, la compañía dice que le ha estado sirviendo a un millón de clientes al día "sin ningún incidente".