(CNN)– Donald Trump pasó décadas como una de las principales curiosidades de los tabloides de Nueva York, un promotor inmobiliario multimillonario cuyas desventuras matrimoniales llenaron rutinariamente la prensa sensacionalista de la ciudad.

Sin embargo, en una entrevista que salió al aire el domingo en State of the Union, él le dijo a Jake Tapper de CNN que esos días salvajes ya pasaron y que ahora disfruta de una "excelente relación con Dios" y de una "excelente relación" con los votantes cristianos evangélicos que son tan importantes para los candidatos en Iowa.

"Vivo una vida muy diferente de lo que probablemente mucha gente podría pensar", dijo Trump. "Me refiero a los últimos años, estoy llevando una vida muy buena. Trato de llevar una buena vida y lo he hecho. Francamente, esa es la razón por la que me está yendo tan bien en Iowa".

Trump, quién lleva casi 11 años de casado con Melania, su tercera esposa, primero estuvo involucrado en 1977 con otra glamorosa modelo europea, Ivana Zelnickova. Tuvieron tres hijos, entre ellos Ivanka, ahora una empresaria exitosa por cuenta propia.

Sin embargo, el matrimonio de Trump se derrumbó en 1990 y los rumores llenaron las columnas de chismes en relación a que él no había cumplido con sus votos.


Donald Trump inclina sobre su brazo a Marla Maples después de que la pareja se casara en una ceremonia privada en medio de fuertes medidas de seguridad en el Plaza Hotel el 20 de diciembre de 1993, tras un noviazgo de seis años.

Sin embargo, en 1993, Trump volvió al altar, esta vez con Marla Maples, quien según citó la portada del New York Post al referirse a su futuro esposo dijo: "el mejor sexo que alguna vez haya tenido". Se casaron en el Plaza Hotel, donde O.J. Simpson y Liza Minelli se encontraban entre los famosos invitados.

Esta vez, la relación terminó después de menos de cuatro años y el divorcio finalizó en 1999.

Cuando Tapper le preguntó en junio pasado cómo podía oponerse a los matrimonios del mismo sexo a pesar de sus propias dificultades matrimoniales, Trump reconoció que sus críticos tenían "mucha razón" pero también sugirió que un horario de trabajo pesado había distorsionado sus prioridades.

"He tenido... en realidad tengo un gran matrimonio, tengo una gran esposa ahora. Mis dos esposas eran muy buenas. No las culpo, pero yo estaba trabajando, tal vez como tú, 22 horas al día", dijo. "Me culpo a mí mismo, porque mi negocio me importaba muchísimo. No sé si eso es algo bueno o algo malo".

A pesar de que en las encuestas le ha ido bien entre los evangélicos, Trump ha sido criticado por múltiples evangélicos debido a su retórica y sus valores.

Trump también ha dicho en el pasado que la Biblia es su libro favorito, aunque se rehusó durante el verano a compartir sus versículos favoritos, diciendo que era un asunto personal. A Trump, quien alguna vez se refirió a la comunión como "mi poco de vino y mi pequeña galleta", se le preguntó si él prefiere el Nuevo o el Antiguo Testamento.

"Probablemente igual. Creo que simplemente es increíble", dijo en agosto en "With All Due Respect" de Bloomberg.

Eugene Scott contribuyó con este reporte.