El programa de matrícula gratuita también buscaría resolver el problema de las bajas tasas de graduación de los colegios comunitarios.

(CNNMoney) - Es difícil imaginar una universidad gratuita en Estados Unidos, cuando la mayoría de los estudiantes pagan miles de dólares al año. Sin embargo, el tema ha sido ampliamente discutido, en especial por Obama y los demócratas en la campaña electoral. Términos como 'matrícula sin costo' y universidad 'libre de deuda' han sido escuchados varias veces en el último año.

Ningún plan podría lograr que la universidad fuera totalmente gratuita para todos, por lo que la iniciativa se centra exclusivamente en los llamados colegios comunitarios, por lo que no es una meta tan ambiciosa. Tennessee comenzó un programa estatal este año para que la inscripción al community college no tuviese costo para todos los egresados del bachillerato (con algunas salvedades). Oregón y Minnesota han aprobado planes similares.

Los legisladores de la ciudad de Nueva York, donde el sistema CUNY (The City University of New York) opera siete colegios comunitarios, también están discutiendo la gratuidad de esas escuelas. La oficina de presupuesto de la ciudad publicó un informe esta semana sobre cuánto costaría un programa como ese y cómo funcionaría.

La dependencia estima que la ciudad gastaría 3.456 dólares por estudiante al año. Si eso suena bajo en comparación con lo que se paga en otros centros, este es el desglose que hacen los analistas:

La matrícula anual en los colegios comunitarios del CUNY es de 4.800 dólares. Eso no incluye libros, tasas escolares ni alojamiento y alimentación, que podrían elevar el costo a 12.000 dólares para los estudiantes que viven en casa o 24.000 para los que se han independizado del hogar familiar. Pero un programa de matrícula gratuita no ayudará con esos gastos adicionales.

El informe estima que la ciudad cubriría en su totalidad los 4.800 dólares del costo de la matrícula únicamente para 40% de los estudiantes. Todos los demás ya reciben ayuda financiera para pagar sus estudios, ya sea del gobierno federal o estatal.

La clave aquí es estructurar el programa de manera que no descalifique a los estudiantes de las subvenciones estatales y federales. Los estudiantes de los colegios comunitarios del CUNY reciben cerca de 325 millones de dólares cada año de esas fuentes y sin ellas la parte de la factura que paga la ciudad podría duplicarse.

Suponiendo que los estudiantes sigan recibiendo esos fondos, el costo anual que encararía la ciudad por una matrícula gratuita sería de entre 138 y 232 millones de dólares, según el informe. La ciudad ya aporta 306 millones de dólares al año para financiar las operaciones de los colegios comunitarios.

El rango de las cifras difiere bastante porque hay diferentes maneras de limitar quién, exactamente, es elegible. Podría aplicarse solamente a los estudiantes de tiempo completo, o incluir a los de media jornada. Y podría pagar sólo dos años de clases, o más. Una carrera técnica (associate degree) requiere dos años de formación, pero muchos estudiantes de colegios comunitarios tardan más tiempo si también trabajan y mantienen una familia.

En Tennessee, el programa de matrícula gratuita cubre los dos primeros años de colegio comunitario y sólo pueden acceder los recién graduados de bachillerato. Los estudiantes también deben mantener un GPA o calificación promedio de 2,0, cumplir ocho horas de servicio comunitario y asistir a dos reuniones con un mentor antes de cada semestre.

No está claro si un programa de matrícula gratuita resolvería uno de los mayores desafíos que enfrentan los colegios comunitarios del país: las bajas tasas de graduación. Las escuelas del CUNY no son la excepción. Sólo el 4% de los estudiantes obtiene un título de técnico superior a los dos años de inscribirse, según el informe. Y alrededor del 26% termina después de cuatro años.

Un programa, limitado a estudiantes de bajos ingresos y de tiempo completo, ya ha demostrado gran éxito en lograr que más estudiantes se gradúen del CUNY. Cubre el costo de la matrícula, así como los libros y una tarjeta mensual para el metro. Pero también ofrece a los estudiantes opciones de horarios especiales y un asesor con el que deben reunirse regularmente.

Cualquier plan que idee la ciudad tendría que ser aprobado por el consejo municipal. En este momento, no hay ninguna propuesta formal. El plan planteado por Obama requeriría dinero del gobierno federal y estatal, lo que demanda que la Cámara y el Senado, controlados por la mayoría republicana, aprueben la legislación.