(CNN) - La expectativa persiste otro día más para las personas en el noreste de Estados Unidos. Toda la semana, los pronósticos del tiempo han prometido una tormenta de nieve de proporciones épicas. Una vez que llegue el viernes, esta estará en su puerta.

Las aerolíneas cancelaron más de 3.000 vuelos del viernes y el sábado en anticipación a la tormenta.

Alrededor de 75 millones de personas están en la ruta de la tormenta, y casi 30 millones ya están bajo observación o advertencia por parte de las autoridades.

La Autoridad de Tránsito de el Área Metropolitana de Washington (Metro) anunció que el sistema Metrorail estará cerrado el sábado y el domingo.

El gobernador de Pensilvania Tom Wolfe declaró la emergencia en ese estado.

Además, un hombre de 19 años murió el miércoles en Tennessee tras un accidente de auto relacionado con el tiempo. Se han reportado otras víctimas por condiciones similares en Carolina del Norte y Maryland.

Todos los indicios muestran que esta podría ser una grave tormenta de nieve con el potencial de descargar hasta un par de pies de nieve (60 centímetros) a través de la región.

"No queda excluido que algunas áreas localizadas reciban más de 61 centímetros de nieve fresca", dijo el meteorólogo de CNN, Taylor Ward.

Y algo más: serán azotados por vientos de 81 a 97 km/h.

"Eso va a crear condiciones de ventisca, así como mareas de tempestad en las áreas costeras, erosión e inundaciones", dijo Ward.

Solo el comienzo

Pero a la espera de la tormenta por venir, la capital del país ya fue golpeada por sorpresa. Un polvo relativamente ligero dejó el área metropolitana hecha un desastre resbaloso el miércoles por la noche.

Con un pronóstico de 2,5 centímetros de nieve, la mayoría de las carreteras se dejaron sin limpiar.

La policía estatal de Virginia respondió a cientos de accidentes el miércoles por la noche y la madrugada del jueves. Un agente resultó herido en uno de los choques. Una persona murió en otro.

La alcaldesa de Washington le pidió a todos que se mantuvieran fuera de las carreteras para que las cuadrillas pudieran limpiarlas. Pero el daño estaba hecho.

Los recorridos de regreso a casa se convirtieron en asuntos de horas de duración. Muchos conductores no llegaron a casa hasta bien pasada la medianoche.

Incluso el comandante en jefe tuvo que evaluar las condiciones invernales. Un video muestra la caravana del presidente Barack Obama usando luces de emergencia mientras que se abría camino en la resbalosa carretera desde la Base Conjunta Andrews hasta la Casa Blanca. No pudo volar en el Marine One debido al clima.

La mañana del jueves fue otro recorrido frustrante mientras que algunos sitios con hielo persistían en las carreteras y los pasajeros salieron temprano para tener suficiente tiempo para el recorrido.

La preparación lo es todo

Calentadores, palas y trineos volaron de los estantes en Strosniders Hardware en Silver Spring, Maryland. ¿Químico para derretir el hielo? También está agotado.

"Ellos saben que viene (la tormenta)", le dijo el gerente, Roy Washington, a WJLA, afiliada de CNN. "Ellos escuchan el pronóstico y quieren estar preparados".

Las tiendas de comestibles también quedaron limpias. Los pasillos de cerveza, pan y leche siempre se quedan vacíos temprano.

 

Las comunidades a lo largo de la costa este se estaban preparando para el asalto invernal, juntando sal y colocando las barredoras de nieve.

Pero las carreteras no eran la única preocupación.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser dijo: "Si esta es una tormenta de nieve y con los vientos que hemos sufrido las personas pierden la fuerza, y habrá frío durante cierto tiempo, esa sería mi mayor preocupación".

En la tormenta "Snowmaggedon" de febrero de 2010 cayeron casi 61 centímetros de nieve, lo cual provocó el corte de energía para cientos de miles de personas en la región.

¿Una tormenta para la historia?

Para que la tormenta de este fin de semana sea una de proporciones históricas, las acumulaciones de nieve en la capital deberían superar los 71 centímetros.

Eso excedería la desastrosa "tormenta de Knickerbocker" de 1922, la cual descargó un poco más de 71 centímetros de nieve y mató cerca de 100 personas cuando el techo de un teatro con el mismo nombre colapsó debido al peso de la nieve.

Mientras Washington parece estar en el centro de la tormenta, la mayoría de los estados en el Atlántico Medio –y algunos puntos del oeste– serán golpeados por el sistema de la tormenta.

"Existe el potencial de una franja de 31 a 61 centímetros de la parte oriental de Kentucky a través de Virginia Occidental, Virginia, Maryland hacia dentro de Pensilvania y Nueva Jersey", dijo Ward, el meteorólogo de CNN.

No se sabe con certeza si la ciudad de Nueva York, Filadelfia y Boston verán fuertes nevadas. Dependiendo del camino que tome la tormenta, es posible que caigan de 5 a 38 centímetros de nieve.

Oklahoma, Arkansas, Kentucky y Carolina del Norte tendrán hielo mientras la tormenta se mueve hacia el este desde el jueves hasta el viernes.