(CNN) - Disney acaba de ser golpeado con dos demandas colectivas.

Leo Perrero y Dena Moore dicen que fueron reemplazados ilegalmente con trabajadores extranjeros. Ambos fueron despedidos de sus empleos en el área de Tecnología de la Información en Walt Disney World en Orlando en enero de 2015.

Se les dijo que tenían 90 días para capacitar a sus sustitutos: extranjeros con visas H-1B, las visas más comunes para los trabajadores extranjeros altamente capacitados.

Si no estaban de acuerdo, no tendrían derecho a bonificaciones o indemnizaciones.

Perrero y Moore no fueron los únicos en esta situación: hasta 300 trabajadores también perdieron sus empleos.

Las demandas, que fueron presentadas en un tribunal federal de Tampa el lunes, acusan a Disney y a dos empresas de consultoría a nivel mundial, HCL y Cognizant, por conspirar para violar la ley.

Tanto HCL como Cognizant son empresas de subcontratación, conocidas por presentar un alto volumen de solicitudes de visas H-1B cada año.

Por ley, los trabajadores con visas tipo H-1B no pueden sustituir a los trabajadores estadounidenses, y la demanda afirma que eso es exactamente lo que las tres compañías hicieron.

Las demandas fueron presentadas por la abogada Sara Blackwell, quien también presentó los documentos ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos, en nombre de los extrabajadores de Disney.

Blackwell dijo que Disney no es la única compañía que utiliza firmas de subcontratación para contratar inmigrantes para sustituir a los trabajadores estadounidenses.

Pero es una de las primeras en ser pillada: Por lo general, las compañías requieren que los empleados firmen un acuerdo de indemnización que les impide demandar o hablar acerca de la empresa. Ella dijo que algunas compañías ofrecen hasta 20.000 dólares.

"Disney no tenía eso. Ellos se olvidaron de poner la cláusula: 'Usted no puede demandar, usted no puede hablar'", le dijo Blackwell a CNNMoney.

Blackwell dijo que esto hace que estas dos denuncias sean particularmente significativas.

"Queremos mostrarle a Estados Unidos que esto es lo que está sucediendo justo debajo de tu nariz", añadió Blackwell.

Ella dijo que Disney abrió hasta 100 puestos de trabajo y le dijo a los empleados despedidos que podían aplicar para ellos. Pero antiguos y actuales trabajadores de Disney le dijeron a Perrero que no podría trabajar en Disney por lo menos durante un año... o nunca.

Según las demandas, a otros se les dijo que tenían que esperar un año antes de que pudieran trabajar en la empresa.

Moore aplicó a varios puestos de trabajo en la empresa, fue entrevistada para los mismos y le dijeron que los empleos eran solamente para los titulares de visas H-1B o para extranjeros.

Es importante tener en cuenta que existen cuotas estrictas de visas H-1B para cada año. Dado que las empresas de subcontratación arrebatan visas, esto le quita oportunidades a otras firmas que en realidad necesitan la experiencia de los trabajadores de tecnología extranjeros en sus compañías.

La noticia de las demandas fue reportada por primera vez por The New York Times el lunes.

Disney no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.