El serbio Novak Djokovic se coronó por sexta ocasión en su carrera en el Abierto de Australia. (Crédito: AFP/Getty Images).

Melbourne (CNN) – Novak Djokovic está que no cree en nadie. Con talento y consistencia ganó este domingo el Abierto de Australia 2016, para seguir haciendo historia.

Nadie como él en Melbourne Park.

Cuando Roger Federer dominó el tenis masculino hace una década, pocos habrían predicho que otro jugador vendría , en la misma época, para replicar los logros del suizo.

Djokovic está haciendo precisamente eso. Cualquiera podría asegurar también que incluso está superando los mejores años de Federer.

En el capítulo más reciente, se impuso este domingo al británico Andy Murray por 7-5 6-1 7-6 (7-3) para llevarse a casa el título por sexta vez en su carrera y con ello ya abulta su onceavo campeonato de Grand Slam, algo que sólo tienen Bjorn Börg y Rod Laver.

El serbio es ahora el cuarto tenista más ganador de todos los tiempos, si se habla de "majors", detrás de Roy Emerson, quien tiene 12 Grand Slam; Rafael Nadal y Pete Sampras, quienes se han acreditado 14.

Pero el objetivo, sin duda, es lo hecho por Federer: 17 títulos de Grand Slam y, para Djokovic, el siguiente paso puede ser el Abierto de Francia.