(CNN) - Los padres saben por experiencia propia el impacto que tiene en sus hijos el hecho de no dormir bien durante la noche. La falta de sueño puede contribuir a la irritabilidad, problemas de atención y aprendizaje, problemas de conducta, e incluso problemas de salud como la obesidad.

Aunque las razones de la falta de sueño varían, a muchos padres les preocupa que los medios de comunicación y la tecnología interfieran con las rutinas de la hora de ir a la cama y dormir.

Los estudios sobre cómo el uso de los medios de comunicación afecta el sueño de los niños no son concluyentes. Pero resaltan ciertos comportamientos que están asociados con la falta de sueño. Hemos elaborado una lista de consejos sobre las opciones que podría tener tu familia para manejar el uso de tecnología a fin de ayudar a tus hijos (¡y ti!) a dormir mejor. Esperamos que encuentres algo que te funcione.

Fomenta la actividad física en vez de pasar el tiempo frente a la pantalla después de la escuela

Después de un largo día en la escuela, muchos niños solo quieren dejarse caer frente a una computadora o televisión y pasar el tiempo. Aunque los niños sin duda merecen un descanso, los estudios muestran que el aumento de la actividad física durante el día puede conducir a un mejor sueño.

Mantén los dispositivos alejados de la cama

Es posible que la luz azul emitida por las computadoras portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes interrumpan los patrones de sueño. Establece otros lugares cómodos en la sala de estar o en el suelo del dormitorio para que los preadolescentes y adolescentes hagan los trabajos de computadora o simplemente disfruten el tiempo que están frente a la pantalla.

Prueba aplicaciones de ruido blanco para calmar a bebés y niños pequeños

Dado que la hora de dormir para niños pequeños inicia a partir de las 6:30 o 7:00 p.m., podría resultarte difícil proporcionar un ambiente tranquilo para bebés que duermen. Las aplicaciones tales como White Noise (iOS/Android, 1,99 dólar) o White Noise Baby (iOS/Android, 0,99 dólares) puede ayudar a calmar a los más pequeños para que duerman mientras el resto de la familia continúa con las actividades regulares de la tarde.

Limita la exposición de los niños pequeños a contenidos violentos

Especialmente en el caso de niños menores de 8 años, ver violencia en videos, en programas de televisión, en videojuegos y en películas puede afectar directamente la calidad del sueño. La exposición a la violencia en los medios puede aumentar la ansiedad de los niños y conducir a pesadillas que interrumpen el ciclo del sueño.

Mantén los televisores fuera del dormitorio

La conexión entre el televisor del dormitorio y un sueño deficiente está bien establecida. Los niños no duermen tan bien o durante suficiente tiempo si tienen disponible un televisor.

Haz que el dormitorio sea una zona 'sin conexión'

La creciente tendencia de enviar mensajes de texto mientras estás en la cama es una razón lo suficientemente molesta como para ir a lo seguro. Limita la actividad en línea a las zonas comunes, como el comedor o sala de estar y haz que los niños carguen sus teléfonos en otra habitación por la noche.

Reduce al mínimo el tiempo frente a la pantalla justo antes de acostarse

Trata de establecer más o menos una hora antes de dormir como un tiempo libre para estar frente a la pantalla para que los niños se relajen. Una rutina de relajación como un baño seguido de actividades tranquilas o lectura ayudará a los niños pequeños a que la transición sea más fácil. Lograr que los adolescentes se "desconecten" antes de acostarse les ayudará a desconectarse de la emoción y el drama que tiene lugar en línea.

Introduce a tus hijos a aplicaciones de meditación o relajación

Las aplicaciones de meditación pueden ser una adición de relajación a las rutinas de la hora de dormir de los niños. Stop, Breathe & Think (iOS, gratuita) ofrece 15 meditaciones guiadas que animan a los niños a establecer un balance de sus estados mentales y emocionales.

Configura tu estación de carga de teléfono/iPod en la sala de estar familiar

Algunos estudios sugieren que simplemente dormir cerca de pequeños dispositivos tales como teléfonos está asociado con un sueño más deficiente. Dado que las notificaciones y textos llegan a todas horas, los preadolescentes y adolescentes contarán con menos interrupciones mientras duermen si dejan sus teléfonos en la sala de estar o en la cocina por la noche.

Modelo de hábitos de sueño saludables
No importa qué normas y rutinas establezcas para tu familia, será difícil lograr que las cumplan si tú no las pones en práctica. Los niños pequeños imitan a sus padres, y los preadolescentes y adolescentes van a cuestionar tus normas si no las sigue tú mismo.