Beyonce fue una de las protagonistas del medio tiempo del 50 aniversario del Super Bowl que se realizó en Santa Clara, California el 7 de febrero y que le dieron la victoria a los Broncos de Denver. (Crédito:TIMOTHY A. CLARY/AFP/Getty Images)

(CNN) – Llámalo un contragolpe.

Todo comenzó cuando el cantante estrenó el video de su nueva canción Formation el sábado.

En la canción, Beyoncé hace una fantástica oda a sus raíces en Luisiana. En medio de frenéticos números de baile y trajes sureños estilo cotillón, el video aborda temas como la cultura criolla, las devastadoras consecuencias del huracán Katrina y… la violencia que involucra a la policía.

En uno de los fragmentos del video se ve a un joven afroamericano –con una sudadera con capucha- bailando frente a una línea de policías. Después se ve un mensaje escrito en una pared: “Paren de dispararnos”.

Algunos calificaron la secuencia como una afrenta a la policía e instaron a un #BoycottBeyonce por alinearse con el movimiento Black Lives Matters.

La actuación de Beyoncé el domingo durante el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl -con bailarines con un estilo similar a los Black Panthers- no mitigó esos sentimientos.

Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York, criticó a la cantante cuando en Fox News, calificando su actuación como "escandalosa".

"Esto es fútbol, ​​no Hollywood, y pensé que era realmente indignante que lo utilizara como plataforma para atacar a los agentes de policía, que son las personas que la protegen y nos protegen y nos mantienen vivos".

Pero su base de leales seguidores, los BeyHive, rápidamente salieron en su ayuda. Algunos dijeron que las críticas tenían motivaciones raciales.

La polémica tiene lugar en medio del entusiasmo por la próxima gira de Beyoncé, Formation. Las entradas salen el martes en preventa para determinadas ciudades.