(Crédito: CNNMoney)

(CNNMoney) - La dramática caída de los precios del petróleo está teniendo fuertes repercusiones.

Los futuros del crudo estadounidenses cayeron hasta un 5% este jueves, hundiendo los precios por debajo de 27 dólares por segunda vez en las últimas semanas. Antes de este año, los precios del petróleo no habían bajado de 27 dólares desde su 2003.

Esta constante caída está dando dolores de cabeza a los mercados financieros, que ven cómo caen los beneficios de las empresas, elevan las preocupaciones sobre la posibilidad de quiebras en el sector petrolero y asustan a los inversores sobre el crecimiento global. En total, el precio del crudo ha descendido un increíble 75% con respecto a su pico de 108 dólares en junio de 2014.

Los mercados de valores de Estados Unidos fueron arrastrados por esta situación. El Dow cayó hasta 300 puntos y el Nasdaq se acercó a un mercado bajista, o sea, un 20% por debajo de su punto más alto reciente.

Los mercados mundiales también sufrieron. En Asia, el Hang Seng (HSI) se redujo en casi un 4%, mientras que el Nikkei (N225) perdió 2,3%. Los principales índices de Europa cayeron entre 1,5% y 3% después de que el banco central de Suecia redujera su tasa de interés aún más en territorio negativo a -0,5%.

La Agencia Internacional de Energía dijo a principios de esta semana que espera que el exceso de oferta mundial de petróleo continúe durante todo el año.

"Con el mercado ya inundado de petróleo, es muy difícil ver que los precios del crudo pueden aumentar significativamente en el corto plazo", dijo la AIE en su informe mensual.

Tras levantarse sus sanciones, Irán intensificó su producción a cerca de 3 millones de barriles por día en enero – un aumento de 80.000 desde diciembre. La producción iraquí alcanzó un récord de 4,35 millones de barriles por día en enero, y los envíos de Arabia Saudita también han aumentado.

Muchos esperaban que los precios bajos del petróleo aumentarían la demanda de petróleo. Pero la AIE, que monitorea las tendencias del mercado energético en los naciones más industrializados del mundo, predice una desaceleración debido a la situación económica global.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, reconoció el miércoles que la economía mundial enfrenta desafíos, pero reiteró el plan del banco central de EE.UU. de aumentar gradualmente las tasas de interés.

Por su parte, el Banco Central de Japón introdujo recientemente tasas de interés negativas, en un intento de incentivar el crecimiento. El banco central de China ha gastado cientos de miles de millones para reforzar su moneda y el Banco Central Europeo pronto podría aumentar su programa de estímulo.