(CNN Español) - El penal de Topo Chico, en la ciudad mexicana de Monterrey y donde murieron 49 reos en un motín el jueves, está superpoblado, dijo el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco, a Carmen Aristegui.

"Hay una sobrepoblación muy fuerte", dijo Rodríguez. "Tiene una capacidad para 2.600 reos y tenemos casi 4.000".

El gobernador explicó que el motín se debió a un enfrentamiento entre "cabecillas del grupo criminal de Los Zetas", quienes peleaban por tener el control del penal.

Por lo menos 49 personas murieron y 12 resultaron heridas durante el enfrentamiento.

"Es un penal ya muy viejo, tenemos un déficit de custodios en todo el sistema penitenciario, tenemos mezclados reos que son de alta peligrosidad con otros que son del fuero común y esto genera una dificultad para poder tener control sobre los penales", dijo El Bronco.

"No estamos haciendo una justificación del tema, estamos llegando a acuerdos con la federación en el tema penitenciario", agregó.

El gobernador dijo que el gobierno estatal ya controla tanto el perímetro interno como el externo del penal, y que están llevando a cabo las autopsias y todas las investigaciones necesarias para aclarar el incidente.

No es el primer motín que se registra en esta cárcel. En años pasados se han presentado otros incidentes similares.

Experto: Es una crisis de gobernabilidad

Miguel Sarre, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México y exmiembro del Subcomité para la Prevención de la Tortura de la ONU, dijo que el motín de Topo Chico refleja la "ausencia total de gobierno, de control".

Según Sarre, tiene que ver con la "falta de un marco normativo adecuado". "Tenemos un atraso tremendo en legislación".

"Es una crisis de gobernabilidad", que según el experto no solo afecta a Nuevo León, sino a "todo el país".