(CNNMoney) - Ahora que la demanda legal contra Univision está resuelta, Donald Trump dijo que está feliz de darle una entrevista al presentador estrella de la cadena hispana, Jorge Ramos.

“Haremos una entrevista con Jorge”, dijo Trump el viernes en la noche en un evento.

En la mañana del sábado envió un mensaje en Twitter al respecto.

“Ahora que he arreglado el litigio con Univision, espero sentarme a conversar con su presentador estrella (“no un bebé”) para una entrevista”.

El término “no un bebé” pareciera hacer una alusión a los “anchor babies” (bebés anclas), una frase que Trump y otros republicanos han usado en repetidas oportunidades en la campaña.

Un 'anchor baby' se refiere a la idea de que los niños nacidos en Estados Unidos de padres inmigrantes se vuelven automáticamente ciudadanos. Los usuarios del término y los críticos de este derecho alegan que el niño es un "bebé ancla" porque puede patrocinar a sus padres para obtener la ciudadanía, aunque la ley les impide hacerlo hasta que cumplan 21 años.

El tuit fue borrado de la cuenta de Trump luego de un par de horas.

Luego de los comentarios de Trump, Noticias Univision tuiteó “Donald Trump ahora si tiene toda la disposición de ser entrevistado por Jorge Ramos”.

Un portavoz de Ramos declinó hacer cualquier comentario, pero otra persona cercana a él dijo que los diálogos de la posible entrevista están en curso. Todavía no se ha programado nada.

Ramos es descrito a menudo como uno de los presentadores de televisión hispanos más influyentes en Estados Unidos. El mexicano llega a millones de personas a través de sus noticieros en Univision, la cadena líder de habla hispana en el país. Ramos además aboga abiertamente por los intereses de su audiencia.

Trump y Ramos tuvieron una pelea en agosto del año pasado cuando el presentador trató de hacer una pregunta al precandidato presidencial sin haber sido llamado en una conferencia de prensa. Ramos dijo que recurrió a la táctica de la conferencia de prensa porque Trump se había negado en varias oportunidades a responder a sus solicitudes de entrevista.

Regrese a Univision”, le dijo Trump. Entonces Ramos fue escoltado por un guarda de seguridad del magnate. Ramos permaneció por algunos minutos afuera del recinto y luego se le permitió reingresar para realizar una pregunta sobre inmigración.

Un año después, la campaña de Trump negó credenciales de prensa a algunos periodistas de Univision porque debido a la demanda que tenía el candidato contra la cadena de televisión, el cubrimiento representaba un “conflicto de intereses”.

Ambas partes fueron a una corte luego de que Univision se negara a trasmitir el concurso de Miss USA, un evento del que Trump tenía la mitad de los derechos.

Univision dijo que canceló la transmisión del 12 de julio porque no podía continuar teniendo negocios con un candidato presidencial que había ofendido a muchos hispanos.

El jueves, ambas partes anunciaron el arreglo “confidencial” del caso.

Era el momento preciso para hacerlo pues la campaña de Trump se prepara para las elecciones primarias en varios estados, incluyendo Nevada y Florida, donde el voto de los hispanos es crucial.

En un evento del domingo, Trump mencionó el arreglo y diciendo que era “genial”.

“¿No es bueno? Un muy buen acuerdo. Estoy feliz y ellos están felices. ¡Es genial!”

El republicano también invocó el nombre de Ramos y dijo “haré la entrevista”.