(CNN) - Una mala salud física en la edad mediana podría estar relacionada con un cerebro de menor tamaño más adelante, de acuerdo con un estudio publicado en una publicación en línea de Neurology.

Los cerebros se encogen a medida que las personas envejecen, y la atrofia está relacionada con un deterioro cognitivo y con un mayor riesgo de padecer demencia, dijo un investigador; el ejercicio reduce el deterioro y la disminución de las capacidades cognitivas.

En este estudio, más de 1.500 personas con una edad promedio de 40 años y sin padecer demencia o enfermedades del corazón realizaron una prueba de rutina. Veinte años más tarde, fueron sometidos a otra prueba, junto con imágenes por resonancia magnética del cerebro. El estudio encontró que a quienes no les fue tan bien en la prueba de rutina —una señal de un mal estado físico— tenían cerebros más pequeños 20 años después.

Entre quienes tuvieron un menor desempeño, las personas que no habían desarrollado problemas cardíacos y no tomaban medicamentos para la presión sanguínea tenían el equivalente de un año de envejecimiento cerebral acelerado. Quienes habían desarrollado problemas cardíacos o tomaban medicamentos tenían el equivalente de dos años de envejecimiento cerebral acelerado.

Su capacidad de ejercicio fue medida utilizando la cantidad de tiempo que los participantes podían ejercitarse en la cinta de andar antes de que su ritmo cardíaco aumentara a cierto nivel. Los investigadores midieron la respuesta del ritmo cardíaco y la presión sanguínea en una etapa temprana de la prueba en la cinta de andar, la cual proporciona una buena imagen del nivel del estado físico de una persona, de acuerdo con la autora del estudio, Nicole Spartano, una investigadora posdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

El estado físico está evolucionando como un factor significativo relacionado con la salud cognitiva en la edad avanzada. Un estudio publicado en mayo de 2015 encontró que los niveles más altos de estado físico en los adultos de edad mediana estaban relacionados con volúmenes de cerebros más grandes cinco años después.

Este estudio demuestra que para las personas que padecen de enfermedades cardiacas, el estado físico podría ser particularmente importante para la prevención del envejecimiento cerebral, dijo Spartano.

"Encontramos que un mal estado físico en la edad mediana estaba vinculado a un envejecimiento más rápido del cerebro dos décadas después", dijo. "Este mensaje podría ser especialmente importante para las personas que tengan enfermedades cardiacas o estén en riesgo de padecer enfermedades cardiacas, en cuyos casos encontramos una relación incluso más fuerte entre el estado físico y el envejecimiento del cerebro".

Los investigadores también encontraron que las personas con una mayor presión sanguínea y ritmo cardiaco durante el ejercicio tenían más probabilidades de tener cerebros más pequeños 20 años después. Las personas con un mal estado físico por lo general tienen respuestas de presión sanguínea y ritmos cardiacos más altas ante menores niveles de ejercicio en comparación con las personas que se ejercitan más, dijo Spartano.

"A partir de otros estudios, sabemos que los programas de ejercicios que mejoran el estado físico podrían aumentar el flujo sanguíneo hacia el cerebro a corto plazo", dijo Spartano. "En el transcurso de una vida, un mejor flujo sanguíneo podría tener un impacto en el envejecimiento del cerebro y en prevenir el deterioro cognitivo en la edad avanzada".

El estudio sugiere que el fomento del estado físico durante la edad mediana es un paso importante hacia asegurar un envejecimiento saludable del cerebro.

"El mensaje más amplio", dijo Spartano, "es que las elecciones de salud y estilo de vida que haces a lo largo de tu vida podrían tener consecuencias muchos años después".

Un mal estado físico en la edad mediana estaba vinculado a un envejecimiento más rápido del cerebro dos décadas después

Nicole Spartano, investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston