(CNN) - Este pequeño demacrado de dos años apenas podía mantenerse en pie mientras bebía, sediento, agua de una botella.

El menor fue abandonado por su familia, que lo acusó de ser un brujo, dijo una trabajadora social quien lo encontró en Uyo, al sudeste de Nigeria.

La mujer, una danesa de nombre Anja Ringgren Loven, dice que el niño, a quien llama Hope, había estado viviendo en la calles y sobrevivía de los desechos de los transeúntes.

Cuando lo encontró, dice, estaba lleno de gusanos y tuvo que someterlo a transfusiones diarias de sangre para mantenerlo con vida.

"Miles de niños son acusados de ser brujos y hemos visto niños torturados, muertos y atemorizados", escribió en danés en Facebook, al pedir fondos para pagar la comida, las cuentas médicas y la educación del niño.

Loven es la fundadora de African Children's Aid Education and Development Foundation, que creó para rescatar a niños que son llamados brujos por la comunidad.

En una publicación de Facebook el 12 de febrero, Loven dice: "Hope está mejorando mucho. Ya ganó mucho peso y se ve mucho más saludable. Ahora solo necesitamos que hable".

"Pero eso vendrá de forma natural cuando salga del hospital y empiece su vida entre nuestros niños".

"Los niños se vuelven más fuertes juntos".

Es una ofensa criminal en el estado de Akwa Ibom, en donde encontraron a Hope, tachar a un niño de brujo, pero la práctica persiste.

Aún no ha sido posible contactar a Loven o a las autoridades locales.

La creencia en la brujería crece alrededor del mundo. En 2009, alrededor de 1.000 personas acusadas de ser brujas en Gambia fueron encerradas en centros de detención en marzo y forzadas a tomar una peligrosa poción alucinógena, dijo Amnistía Internacional.

En 2010, CNN reportó sobre la difícil situación de los niños en Nigeria que son sometidos a exorcismos y a veces son asesinados por su propia familia.

Un niño de 5 años llamado Godswill fue acusado de brujería y rechazado, golpeado y expulsado por su propia familia y comunidad. En ese momento, un funcionario estatal de Akwa Ibom reconoció algunos de los casos, pero dijo que los reportes eran exagerados.

Sam Ikpe-Itauma, de la Red de Derechos y rehabilitación de Niños, que rescata niños como Godswill, le dijo a CNN: "Una vez que se dice que un niño es un brujo, que está poseído con un hechizo capaz de convertirlo en cosas como un gato o una víbora... se cree que podría causar todo tipo de estragos como matar personas, provocar enfermedades y desgracias a la familia".

Ikpe-Itauma no cree en brujería e intenta crear conciencia en las comunidades sumidas en la histeria. Él cree que la pobreza es el factor clave que lleva a creer en brujería. "La pobreza es la hermana gemela de la ignorancia", dice.