(CNN Español) - Cuando hace 20 años los padres de Zhenia Martínez Carrillo abrieron "Las delicias", la primera panadería latina de Charlotte, había muy pocos negocios hispanos en la ciudad.

"Somos mucho más visibles que hace 20 años. De repente, hubo una explosión que continúa en los negocios hispanos de la zona", dice Martínez que, junto a su marido, le compró la panadería a sus padres hace cinco años.

North_Carolina_Spanish_Figure_5Hoy día, los negocios propiedad de hispanos florecen en las calles de la ciudad más grande de Carolina del Norte a medida que la población latina continúa creciendo; en 2014 ya era el 10% del total, en comparación el 1% de 1990.

"Ha crecido mucho. Por ejemplo, entre el año 2000 y 2010 la población latina de Charlotte se ha duplicado, sobre todo por los trabajos en la construcción", dice Héctor Vaca, director de Action NC, una organización que lucha por empoderar a las comunidades de bajos ingresos.

Es un crecimiento que muchos en Charlotte creen que ha dado a esta comunidad poder social, económico y político. Considerado tiempo atrás un estado fervientemente republicano, Carolina del Norte es ahora un estado en disputa, en gran medida por el rápido crecimiento de la población latina.

"Si hacemos que nuestro voto cuente, podemos conseguir que los candidatos se den cuenta de que somos una población que deben escuchar y tratar sus asuntos", sostiene Martínez

Y los candidatos, sobre todo los republicanos, han empezado escuchar.

"Después de las elecciones de 2012, los republicanos publicaron un  'Estudio de crecimiento y oportunidades' en el que reconocieron que los latinos marcaron la diferencia en el resultado de ese año", dice Vaca. "Reconocieron que necesitan cambiar su estrategia para conquistar más votos latinos".

En las elecciones presidenciales del 2012, los votantes latinos de Carolina del Norte apoyaron abrumadoramente a Barack Obama (68%) lo que hizo que Mitt Romney ganara por un margen muy estrecho. Ese año, Romney sólo superó a Obama por un 2%. En 2008, no obstante, Obama se convirtió en el primer demócrata en ganar ese estado en más de 30 años.

 

North_Carolina_Spanish_Figure_6Según un estudio publicado recientemente por el Centro de Estudios Latinoamericanos, Caribeños y Latinos (CLACLS, por sus siglas en inglés) del Centro de graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, por sus siglas en inglés), los hispanos constituirán el 2% del electorado del estado en 2016, un margen todavía pequeño pero suficiente, según activistas, para decantar una elección, sobre todo si es reñida.

"Somos una comunidad que tiene voz, que tiene poder en esta ciudad y el país", dice el esposo de Martínez, y copropietario de la panadería "Las Delicias", Manuel Betancourt. "No le debemos nada a los políticos. Ellos nos deben. Tienen que trabajar para nosotros, pero tenemos que acudir a votar para que se den cuenta de ello".

"Nuestra labor", explica José Hernández, director ejecutivo de la Coalición Latinoamericana de Carolina del Norte, "es ayudar a la comunidad a entender que tiene poder y que su voto cuenta porque les afecta a ellos y a sus hijos".

North_Carolina_Spanish_Figure_7
Pero la baja participación entre los votantes latinos podría afectar el impacto que podrían tener la elección presidencial de 2016. Según el estudio de CUNY, los índices de inscripción entre los latinos que pueden votar se mantiene estancado desde hace ocho años. El índice de registro en 2012 fue de 68%. En 2008 fue de 70%.

"Desafortunadamente los números, ese crecimiento en población, no se refleja con los votos", dice Hernández. "Necesitamos que la comunidad exprese sus necesidades mediante el voto así que esperamos poder educar a los votantes para que entiendan el impacto que pueden tener si participan en el proceso electoral".

Organizaciones como la Coalición Latinoamericana y Action NC ya redoblan sus esfuerzos para lograr inscribir votantes con la esperanza de aumentar la participación latina.

"Ya les estamos diciendo a todos nuestros amigos que pueden ir a votar", dice Betancourt. "La única manera de conseguir todas las cosas que necesitamos como latinos, como la reforma inmigratoria, mejor educación y opciones de salud, y la ayuda a los pequeños empresarios, es acudiendo a votar el día de las elecciones".

La batalla por la Casa Blanca, dice el estudio de CUNY, podría estar en Carolina del Norte y otros ocho estados - Nevada, Virginia, Colorado, Nueva Hampshire, Pensilvani, Wisconsin, Florida y Ohio - donde los latinos podrían tener suficiente fuerza como para elegir al próximo presidente de Estados Unidos

Las primarias de Carolina del Norte se celebrarán el 15 de marzo.