(Crédito: GUILLERMO LEGARIA/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos hizo un llamado a la guerrilla de apretar el paso para lograr la firma de la paz, el 23 de marzo, conforme a lo previsto.

El mandatario recordó que hay cuatro puntos sobre los que hay que trabajar para alcanzar el acuerdo entre el gobierno y la guerrilla.

Santos, desde el departamento de La Guajira, parece advertir de esta manera que la fecha prevista para la firma es de la paz es inamovible.

"Para recuperar su confianza en el proceso, estos puntos deben estar resueltos antes de la fecha acordada. De no ser así, los colombianos entenderemos que las FARC no estaban preparadas para la paz", dijo el mandatario.

"Si puntos que faltan no se resuelven antes de fecha acordada, colombianos entenderemos que FARC no estaban preparadas para la paz".

El presidente también se refirió a la polémica desatada por la reciente visita de los alzados al corregimiento de Conejo, adscrito al municipio de Fonseca, en el departamento de La Guajira, al norte del país, donde representantes de las FARC en una tarima publica hablaron ante la población civil, lo que tienen prohibido.

El acto fue calificado por el gobierno como proselitismo con armas. "El corregimiento de Conejo, en Fonseca, vivió ayer algo inaudito: la presencia de guerrilleros de las FARC haciendo proselitismo político con armas. Aquí, como lo dije desde un principio, no habrá despejes", dijo el mandatario.

Además, Santos aseguró que hay líneas rojas no negociables: ell mecanismo de refrendación no puede ser la Constituyente, las FARC no pueden hacer proselitismo político mientras estén armadas, en las zonas donde se ubicarán las FARC al dejar las armas no habrá población civil y las FARC no podrán sugerir magistrados del tribunal especial de paz.

La guerrilla de las FARC emitió un comunicado este viernes refiriéndose a la polémica que causó en Colombia la presencia de negociadores del grupo subversivo junto a guerrilleros armados.  "La presencia de miembros de la Delegación de Paz de las FARC-EP en el corregimiento de Conejo, en el departamento de la Guajira, ha desatado una injustificada polémica levantada por los más connotados voceros de la derecha guerrerista", afirma el documento publicado en la página web del grupo.

El presidente Santos dijo que la guerrilla había cruzado una línea roja.

"No habrá beneficios jurídicos para las FARC antes de que se firme el acuerdo. Debemos tener decisiones sobre temas puntuales ya, de lo contrario entenderemos que las FARC no están listas para la paz", añadió.

Santos dijo que no permitirá que se repitan actos como el de Conejo.

El jefe negociador del gobierno colombiano en los diálogos de paz en La Habana, Humberto de la Calle, señaló este jueves que los negociadores de las FARC violaron las reglas de juego al estar en compañía de guerrilleros armados en un poblado del departamento de La Guajira, al norte de Colombia, y exigió su inmediato regreso a Cuba.

El gobierno suspendió las visitas pedagógicas de las FARC a sus campamentos.

Los guerrilleros fueron vistos en la aldea de Conejo como parte de visitas pedagógicas a sus campamentos. El partido opositor Centro Democrático hizo la denuncia este jueves.

Humberto de la Calle dijo que el Gobierno autorizó el año pasado "una serie de visitas de los miembros representantes de las FARC en la Mesa de Conversaciones a sus respectivos campamentos, con el propósito de hacer pedagogía y explicar a la guerrilla de las FARC los acuerdos alcanzados" y agregó que hasta el momento se han desarrollado "cinco visitas a Colombia de miembros representantes de las FARC".

Según las FARC, los que se indignan por su presencia son los "pregoneros de la continuación de la guerra".

"Nuestros voceros llegan desde La Habana con un mensaje de paz y reconciliación a uno de los departamentos más castigados por el olvido y la corrupción de las élites gobernantes", afirma el grupo en su página web.

Los equipos negociadores del gobierno y de las FARC llevan tres años negociando en La Habana.

"El momento actual, en el que la posibilidad de firmar un acuerdo definitivo de paz se hace más cierta, antes que ceder espacios a los enemigos de la paz y la reconciliación, exige de los principales protagonistas del proceso, la firme decisión de sortear de manera concertada cualquier obstáculo que pueda presentarse en el camino de la solución política. En esa dirección invitamos al Gobierno Nacional a trabajar para superar este impase", finaliza el comunicado.

Si puntos que faltan no se resuelven antes de fecha acordada, colombianos entenderemos que FARC no estaban preparadas para la paz

Juan Manuel Santos