(CNNMoney) - Supongamos que tienes 50 años y prácticamente no has ahorrado nada para la jubilación. Sin embargo, tienes la intención de empezar ahora y te gustaría tener un colchoncito de siete cifras para el momento de tu retiro. ¿Es ese un objetivo realista? ¿Qué puedes hacer para lograrlo?

Está claro que habrías tenido una mejor oportunidad de acumular 1 millón de dólares o más en ahorros de haber comenzado a planear tu jubilación hace 20 años. Pero suponiendo que empiezas justo ahora, todavía tienes tiempo para mejorar dramáticamente tus perspectivas para el retiro.

Si es realista o no esperar acumular un ahorro como el que te propones, depende de varios factores, pero todo se reduce a cuán diligentemente ahorrarás y por cuánto tiempo estás dispuesto a seguir trabajando. Pero, incluso partiendo de una visión muy optimista, yo diría que la posibilidad de llegar al millón de dólares es más bien remota.

Por ejemplo, una persona de 50 años que empieza desde cero y gana 80.000 dólares al año, recibe aumentos anuales de 2% y un rendimiento anual de la inversión de 6%, tendría que ahorrar 30% del salario cada año durante los próximos 20 para alcanzar la marca de un millón de dólares.

Ahorrar ese gran porcentaje del salario año tras año requeriría un esfuerzo hercúleo bajo cualquier circunstancia. Creo que es justo decir que es bastante difícil pasar de ahorrar cero a ahorrar 30% prácticamente de un día para otro.

A riesgo de sonar excesivamente optimista, creo que no debes sentirte desanimado. Claro, probablemente tendrás que hacer algunos importantes cambios en tu estilo de vida si deseas incrementar tus ahorros para el retiro. Con todo, hay varias maneras en que puedes colocarte en una mejor posición para el retiro de la que guardas ahora, y ciertamente estarás en mejores condiciones que de no haber hecho nada en absoluto.

Cualquier plan viable tiene que comenzar con el ahorro y, en tu caso, mientras más te exijas mejor. Volvamos a esa hipotética persona quincuagenaria que mencioné antes. Si ahorra el 15% de su salario cada año (un porcentaje que muchos expertos recomiendan ahorrar a lo largo de la carrera laboral) y obtiene un rendimiento anual de 6% en lo que ahorra, tendría poco más de 320.000 dólares al cumplir 65 años. Si sigue ese régimen tres años más hasta los 68, la cifra salta a casi 440.000, y si sigue trabajando y ahorrando hasta los 70 años, su ahorro para el retiro ascendería a aproximadamente a 530.000 dólares.

De elevar esa tasa de ahorro al 20%, las cifras respectivas crecerían aproximadamente de 430.000 dólares a más de 700.000. Ese monto no llega al millón, pero aún así estamos hablando de sumas importantes de dinero que pueden mejorar significativamente tu nivel de vida durante el retiro.

No hay que olvidar que también tendrás otros recursos de los cuales echar mano, como la pensión de la Seguridad Social. La calculadora Financial Engines Social Security estima que un hombre de 50 años de edad podría tener derecho a recibir del Seguro Social estadounidense unos 25.100 dólares al año a la edad de 65 y 35.900 si espera hasta los 70 años para solicitar ese beneficio. Eso se traduce en un total -durante 20 años, conforme la expectativa de vida- de casi 550.000 y casi 620.000 dólares, respectivamente.

Y si eres propietario de una casa que vale mucho más que la hipoteca, tal vez puedas convertir ese patrimonio en efectivo gastable, ya sea mudándote a una vivienda más pequeña y menos costosa o tomando una hipoteca inversa.

Luego, si estás dispuesto, siempre existe la posibilidad de aumentar tus ingresos del retiro a través de un trabajo a tiempo parcial. Si vives en Estados Unidos, puedes consultar las ofertas de empleo dirigidas a los trabajadores de edad adulta y jubilados, y también encontrar consejos sobre cómo conseguir esos empleos, en sitios como RetiredBrains.com y RetirementJobs.com.

Y si realmente quieres hacer algo más drástico, podrías considerar la posibilidad de mudarte a una zona con bajos costos de vida, de suerte que te dure más cualquier ahorro que puedas acumular durante tu vida laboral.

En resumen, aun cuando ahorrar tanto como puedas durante los próximos 15 a 20 años es la forma más segura de mejorar tu perspectiva para la jubilación, hay una serie de pasos que puedes tomar a título personal que también pueden ayudar a mejorar la probabilidad de mantener un nivel de vida aceptable a lo largo de la jubilación.

Una advertencia: si bien llegar a un ahorro de un millón de dólares puede ser un buen objetivo al que aspirar, no te obsesiones con esa cifra. Lo que realmente importa es ahorrar lo suficiente para que lo que retires de esa cuenta, más lo que te dé el seguro Social, más los ingresos procedentes de otros recursos, te den el dinero que necesitas para una jubilación segura y cómoda.

La mejor manera de saber si estás en camino de generar los ingresos que necesitas es recurrir a una buena calculadora de ingresos para el retiro y aportar la información pertinente a tu salario, tasa de ahorro, la cantidad que ya tienes ahorrada (si es el caso) y cuándo planeas jubilarte. La calculadora estimará las probabilidades de alcanzar tu objetivo si te adhieres a tu régimen actual. Si la probabilidad de éxito estimada es incómodamente baja (digamos, por debajo de 80% o menos) puedes volver a realizar el análisis para ver si ahorrar más, postergar unos años el retiro, trabajar durante la jubilación o hacer otros cambios aumenta la probabilidad de lograr tu meta.

Si haces este ejercicio cada año, puedes verificar si tu plan está funcionando y, si no, qué debes cambiar para aumentar las probabilidades de éxito.

Pero todo tiene que comenzar con un ahorro serio, y cuanto antes, mejor. Porque si no empiezas a ahorrar ya, todos los otros movimientos que he mencionado probablemente no basten para permitirte un estilo de vida parecido al que tienes hoy.