(Crédito: Harborfront Hospital for Animals/Facebook)

(CNN Español) - No importa la especie: quien tenga brackets o frenos se verá adolescente.

Así quedó demostrado con las fotos en Facebook de Wesley, un golden retriever sometido a un tratamiento de ortodoncia. Sí, ortodoncia.

Este cachorro tiene los dientes tan torcidos que su dueña, Molly Moore y un ortodoncista de mascotas en Michigan decidieron que era la solución adecuada. Pero no por motivos estéticos, sino por razones de salud, dice la página en Facebook del centro veterinario Harborfront Hospital for Animals.

El dueño del centro veterinario y ortodoncista a cargo del procedimiento es nada menos que el padre de Molly.

La familia supo que era necesario el tratamiento cuando vieron que el perrito no estaba jugando con sus juguetes y que empezó a perder peso: Wesley no podía cerrar bien su boca.

Para poder ponérselos, Jim Moore tuvo que darle una anestesia al perro.

Pero, a diferencia de lo que pasa con los humanos, Wesley solo tendrá que usar los frenos un par de semanas. "Además, obviamente parece no importarle nada... es un chico muy feliz", dice el hospital.