(Crédito: ‎@NiallSF/Twitter)

(CNN Español) - La cantante Adele que inició su tour en Belfast, Irlanda, este lunes, llegó cargada de sorpresas.

Según un tweet de uno de sus fanáticos, al comprar un programa del concierto de la cantante, se dio cuenta que venía autografiado. Otro fanático tuiteó que no tenía boletos para esta fecha en Dublín a pesar de que nunca antes se había perdido una presentación de la británica.

Adele le respondió diciéndole que le enviaría boletos

Los fanáticos sin duda sintieron el amor de Adele, pero sin duda el gesto que más conmovió a los irlandeses tuvo lugar apenas horas antes del concierto.

La cantante cumplió el sueño de Rebecca Gibney, una pequeña gravemente enferma que quería conocerla. Según el periódico Belfast Live, la madre de la pequeña empezó una campaña hace un año para que su hija lograra conocer a Adele, a quien admira.

Según describió la madre en diálogo con el diario local, un representante de Adele la llamó y le dijo que la intérprete había visto las fotos de la niña y que quería conocerla. La madre dijo que Adele se sentó junto a la cama de la niña y habló con ella.

La noticia de la visita de Adele se difundió rápidamente en redes y hasta el alcalde de Belfast publicó las imágenes con un mensaje de agradecimiento para la cantante:

Martin McGuinness, viceministro principal del gobierno de Irlanda del Norte, también agradeció el gesto: